8d0a15d9 1dc8 43e2 8ab8 8878d166371b 16 9 Discover Aspect Ratio Default 0.jpg

Con el pretexto del compromiso del PSOE de impulsar el uso de los idiomas oficiales en el Congresoel PP y Vox han vuelto a empuñar la bandera del conflicto lingüístico dando alas a las tesis que niegan que el catalán y el valenciano sean dos denominaciones de una misma lengua. El último ejemplo lo ha dado este miércoles la Consellería de Agricultura de la Generalitat Valenciana, dirigida por la ultraderecha, con dos mensajes en la red social X (anteriormente Twitter) en los que emplea palabras inventadas en valenciano para distinguirlas del vocabulario reconocido por la Academia Valenciana de la Llengua (AVL), defensora de la unidad del idioma.

Al informar de la agenda oficial del ‘conseller’ de Agricultura, de Vox, puede leerse lo siguiente: ‘José Luis Aguirre analisa en el Grup Tragsa l’ejecucion Delaware proyectos es marcha‘ y ‘José Luis Aguirre aborda en les cofrades de peixcadores la situación del sector en la Comunitat Valenciana’. Los mensajes han recibido infinidad de comentarios de usuarios indignados por la inclusión de palabras en un supuesto valenciano que no están reconocidas en el diccionario de la AVL.

Noticias relacionadas

Este vocabulario alternativo al valenciano normativo de la AVL, entidad que en 2005 dictaminó que la denominación de valencianoque data del siglo XV, es la manera de llamar a la variante del catalán que se habla en la Comunitat Valenciana, pero que ambos nombres definen a la misma lengua. El dictamen de esta institución, creada en 2001 bajo el Gobierno de Eduardo Zaplana y reconocida estatutariamente como única autoridad académica sobre el valenciano, refutaba las tesis secesionistas de entidades como la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV), que defienden la independencia del valenciano con respecto al catalán promoviendo la existencia de un léxico, una gramática y una ortografía distinta a las oficiales.

En 2006, con la reforma del Estatut valenciano pactada por el PP y el PSPV, la Acadèmia Valenciana de la Llengua adquirió el rango de institución estatutaria de la Generalitat y de único ente normativo del valenciano, de modo que a partir de ese momento sus disposiciones lingüísticas son «de aplicación obligatoria en todas las administraciones publicas de la Comunitat Valenciana», lo que incluye las ‘consellerías’ del Ejecutivo autonómico.