Xcq2hyrd24rwqnxxekvtltazwq.jpg

Seis políticos que fueron encarcelados el año pasado por su participación en la campaña independentista de 2017 en Cataluña fueron llevados el martes al parlamento regional, donde debían hablar como parte de una comisión de investigación que cubre la aplicación de Artículo 155 de la Constitución española ese año. La medida, adoptada por el gobierno central en Madrid, suspendió las competencias regionales del gobierno catalán en respuesta a la referéndum ilegal sobre la secesión de España celebrada el 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración unilateral de independencia aprobada por el parlamento.

Hablando en la cámara el martes, el líder encarcelado de Esquerra Republicana Catalana (ERC), Oriol Junqueras, reiteró su deseo de mantener conversaciones con el gobierno central español sobre Cataluña y su lugar dentro de España, y también argumentó que no cometió ningún compromiso. ningún delito en 2017. Junqueras fue encarcelado por la Corte Suprema durante 13 años por los delitos de sedición y malversación de fondos por su participación en la campaña secesionista de ese año.

La cárcel es parte del camino hacia la libertad, tiene una belleza poética.

Oriol Junqueras, líder de ERC

Junqueras y otros cinco políticos fueron trasladados el martes por la mañana temprano desde dos prisiones en Cataluña para hablar en la comisión, que los partidos antiindependentistas en el parlamento ven como una plataforma para la propaganda pro secesionista.

«Tenemos cierto escepticismo con los socialistas», dijo Junqueras al parlamento. “Porque nos han dado muchas razones para [be skeptical]. Pero eso es compatible y no contradice el entusiasmo y la disposición que tenemos a la hora de dialogar”.

Oriol Junqueras y otros políticos catalanes encarcelados llegan el martes al parlamento regional, donde son recibidos por sus antiguos colegas (títulos en español).

ERC jugó un papel clave en lograr que el jefe del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, fuera reelecto como primer ministro en la cámara baja del parlamento español, el Congreso de los Diputados. El partido independentista acordó abstenerse en la votación de investidura de Sáncheza cambio de un compromiso del nuevo gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos de entablar conversaciones con políticos catalanes sobre el futuro de la región del noreste de España.

El martes se anunció que el presidente Sánchez se reunirá con el presidente regional catalán, Quim Torra, el 6 de febrero en Barcelona como parte de las conversaciones prometidas. El martes Torra fue despojado de su cargo de diputado en el parlamento regional catalán mientras el Tribunal Supremo de España considera sus recursos contra la inhabilitación para el cargo. Torra fue declarado culpable de desobediencia por haberse negado a retirar pancartas de apoyo a los políticos encarcelados durante una campaña electoral, violando así la ley electoral española. Por ahora, sin embargo, Torra sigue desempeñando el cargo de primer ministro regional, pero podría ser destituido de ese puesto dependiendo de los fallos del tribunal superior.

En la comisión no participaron los diputados autonómicos del Partido Socialista Catalán y del Partido Popular

«Las conversaciones son un paso adelante, porque es la primera vez que se reconoce la existencia de un conflicto político», afirmó Junqueras. Para el presidente de ERC, «la bandera del diálogo» es lo «mejor para hacer realidad la república catalana».

En cuanto a la aplicación por parte del entonces Gobierno del Partido Popular (PP) del artículo 155 de la Constitución, Junqueras fue tajante. «No hizo nada para detenernos», dijo. “No tenemos miedo, nunca lo hemos tenido y ahora lo tenemos menos que nunca. La cárcel es parte del camino hacia la libertad, tiene una belleza poética”. Y agregó: “Los que más veces decían que nos habían destripado ya no están [in politics], pero yo soy.» Explicó que se refería a la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que desde entonces dejó la política para trabajar como abogada, y a Albert Rivera, exlíder del partido antiindependentista de centroderecha Ciudadanos. quien también dejó la política después de su partido sufrió una pérdida aplastante en las elecciones generales de noviembre de 2019.

“Nada de lo que hemos hecho es un delito”, prosiguió Junqueras. “No hacer referéndum, ni defender la república ni la independencia. Encarcelarnos es injusto”, afirmó, antes de añadir que “las sentencias judiciales de varios tribunales europeos nos han dado la razón”.

En la comisión no participaron diputados regionales del Partido Socialista Catalán (PSC) y del PP, por considerarla partidista. Los diputados de Ciudadanos también abandonaron el hemiciclo tras la intervención de su portavoz, Lorena Roldán.

Las palabras de Junqueras fueron recibidas con aplausos por parte de los diputados de los partidos independentistas Juntos por Cataluña, ERC y la ultraizquierdista CUP. Los políticos también fueron recibidos calurosamente a su llegada al edificio del parlamento el martes por la mañana, con multitudes gritando “¡Libertad!” en catalán.

versión en inglés por Simón Cazador.