Telefonica Las Tablas.jpg

El gobierno español ha dicho que vigilará para garantizar la “autonomía estratégica” de Telefónica después de la adquisición esta semana por parte de Saudi Telecom (STC) de una participación significativa en el gigante de las telecomunicaciones con sede en Madrid, convirtiéndose en su mayor accionista individual.

En un anuncio esta semana, el grupo saudí dijo que había pagado 2.100 millones de euros por una participación del 9,9 por ciento en el gigante español de las telecomunicaciones, que tiene una fuerte presencia en América Latina y el Reino Unido.

«Telefónica no es sólo una empresa emblemática sino un operador estratégico y el gobierno va a estar atento para garantizar la autonomía estratégica de España», dijo la portavoz del gobierno Isabel Rodríguez.

En declaraciones a los periodistas en Bruselas, la ministra de Economía, Nadia Calviño, dijo que el gobierno había «reforzado» en los últimos años los mecanismos para proteger sus «sectores estratégicos» y se comprometió a aplicar «todas las medidas necesarias» para defender sus intereses.

STC dijo que la medida le permitiría beneficiarse del «potencial» que ofrece la «cartera única de activos de infraestructura de primer nivel» de Telefónica, al tiempo que insistió en que «no tenía intención de adquirir el control ni una participación mayoritaria» en la empresa.

Cualquier inversor extranjero que busque adquirir una participación del 10 por ciento o más en una empresa española estratégica debe primero buscar la aprobación de Madrid en una medida aprobada en 2020 para proteger a las empresas en dificultades durante la pandemia.

“Preservar nuestra autonomía estratégica es esencial”, escribió la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en X, antes conocido como Twitter, pidiendo “mejor regulación y protección para evitar” adquisiciones en empresas consideradas estratégicamente sensibles.

En un comunicado, Telefónica calificó de “amistosa” la adquisición por parte de STC, que pertenece en un 64 por ciento al fondo soberano saudita PIF y tiene operaciones en Kuwait, Bahrein y Malasia.

Telefónica, que tiene una fuerte presencia en Brasil, Alemania y el Reino Unido, registró un beneficio neto de 2.000 millones de euros el año pasado, aunque ha luchado con fuertes niveles de deuda.

HAGA CLIC AQUÍ PARA MÁS NOTICIAS DE NEGOCIOS EN ESPAÑOL