142375.jpg

En pleno enero, Mallorca se ha topado con una noche marcada por temperaturas más propias de junio, según informa María José Guerrero, delegada y portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para Baleares. Guerrero precisó que las temperaturas mínimas durante este inusual episodio oscilaron entre los 15º y 18º, una desviación considerable de los 6º habituales esperados para esta época del año, superando significativamente la norma entre 9º y 12º. Aunque la noche no alcanzó condiciones tropicales, ya que para ello se requiere una temperatura mínima que no baje de los 20º, sí destacó por su calor fuera de temporada.

Cabe destacar que las temperaturas registradas superaron las máximas típicas del primer mes del año, que normalmente rondan los 14,5º. Los lugares más cálidos durante esta noche atípica incluyeron el Faro de Capdepera, Banyalbufar, Puerto de Soller y Pollensa, donde los termómetros no bajaron de los 18º. Guerrero explicó que las temperaturas nocturnas inusualmente altas se debieron a los fuertes vientos. El viento nocturno impidió que el aire cerca del suelo se enfriara, lo que contribuyó al inusual calor. Cabe destacar que la isla estuvo en alerta amarilla hasta el mediodía del jueves por el impacto de la borrasca Irene, con rachas de viento registradas que alcanzaron los 102 kilómetros por hora en la Sierra de Alfabia, 89 kilómetros por hora en Cabrera, 86 kilómetros por hora en Banyalbufar. , y 76 kilómetros por hora en Portocolom.

Anticipando un cambio en los patrones climáticos, El delegado de la Aemet anunció que se avecinan noches más frías y heladas. Este cambio se atribuye a la formación de una borrasca en el Mediterráneo cerca de Mallorca, que se espera provoque un descenso de las temperaturas. Se prevé que las temperaturas mínimas oscilen entre 7º y 10º, con temperaturas máximas entre 13º y 15º. Además, la previsión incluye expectativas de lluvias y fuertes vientos, especialmente durante las fiestas de San Sebastián previstas para la tarde del 19 de enero.