Valle.jpg

España ha dado un paso más para abordar su problemática relación con el régimen del general Franco.

El Congreso español (cámara baja) ha aprobado una nueva ley de memoria histórica que declara ilegal su régimen, que gobernó España desde 1939 hasta su muerte en 1975, además de responsabilizar al gobierno central de la recuperación de los cuerpos de las víctimas de la Guerra Civil. Guerra y régimen posterior.

El texto de la ley también anula las sentencias de sus tribunales, aunque no llega a modificar la ley de amnistía preconstitucional de 1977, que se consideró un paso clave para poner fin al régimen posfranquista y la restauración de la democracia un año después.

General Franco, Caudillo de España.

Sin embargo la nueva ley crea una Fiscalía Estatal de Derechos Humanos y Memoria Democrática que garantiza el derecho a investigar las violaciones de derechos humanos durante el período comprendido entre 1936 y 1983.

La ley de amnistía, un elemento clave del llamado Pacto del Olvido de España durante la transición a la democracia, sigue impidiendo investigaciones y procesamientos por los crímenes ocurridos durante la dictadura.

“La herida sigue sangrando”, afirmó la diputada de ERC, Carolina Telechea, lamentando que la nueva ley siga garantizando “la impunidad de los verdugos”.

La ley también crea un banco de ADN en España para identificar restos, así como un censo de víctimas y un mapa de fosas comunes.

Se estima que todavía hay 100.000 personas desaparecidas tanto de la Guerra Civil como de la Dictadura de Franco.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo al Congreso que el gobierno “destinará nuestros recursos a desenterrar los restos de los asesinados y que hoy siguen en las zanjas”.

El Valle de los Caídos, un recinto construido por soldados republicanos encarcelados que albergó los restos de Franco hasta tarde octubre 2019pasará a llamarse Valle de Cuelgamuros, un cambio que casi con seguridad obligará a la exhumación de Primo de Rivera, el fundador del partido fascista Falange.

También prohíbe la Fundación Francisco Franco, que se dedica a preservar el legado del dictador.

La votación en el Parlamento se dividió por motivos partidistas –apoyados por la izquierda y con la oposición de la derecha–, este último incluido el principal partido opositor, el Partido Popular, que prometió descartarlo si el partido gana las próximas elecciones.

La ley ahora tendrá que pasar por el Senado, donde se espera que sea aprobada esta semana.

En los últimos años se han eliminado los últimos vestigios de Franco de los lugares públicos de España con la última estatua derribado el año pasado.

HAGA CLIC AQUÍ PARA MÁS NOTICIAS EN ESPAÑOL