143287.jpg

El Athletic de Bilbao, que nunca bajó de segunda marcha, venció cómodamente por 4-0 a un enfermo Real Mallorca en una de las peores actuaciones fuera de casa del equipo de Palma en lo que va de temporada. Ya hace cuatro meses que vencimos al Celta de Vigo por 1 a 0 fuera de casa.

En una actuación que tenía escritos “candidatos al descenso”, este partido se perdió de vista para el Real Mallorca después de solo 16 minutos. El resto del partido fue un espectáculo de terror de un equipo de Mallorca que básicamente no apareció.

El lateral izquierdo bilbaíno Yuri con un par de remates improvisados ​​hizo extasiar a los 48.000 aficionados de San Mamés y desesperar a los mallorquinistas. Si alguna vez hubo una actuación tan inepta por parte de un equipo de Mallorca, incluso con nuestro pobre historial fuera de casa, me resultaría difícil recordarlo. El Mallorca quedó a años luz del que mostró un fútbol impresionante en la primera parte ante el Girona en la Copa del Rey hace poco más de una semana. A pesar de toda la emoción y el entusiasmo por nuestra carrera en la Copa, la verdad es que el “pan y mantequilla” de la Liga es mucho más importante. El viernes por la noche parecía que muchos jugadores se estaban reservando para el martes por la noche y nunca nos pusimos en marcha. Para empeorar las cosas, hubo otra decisión arbitral diabólica del Sr. Figueroa Vázquez que pitó un penalti inexistente de Raillo sobre Nico Williams. Todos vieron claramente que Nico se había resbalado antes de que se hiciera el contacto y el VAR avisó al árbitro, quien correctamente anuló el penalti. Realmente me molesta pensar que este árbitro “impostor” reciba una tarifa de partido de alrededor de 4.000 euros por lo que es una grave incompetencia.

El resto del partido fue una farsa para el técnico del Mallorca Aguirre y para nosotros los aficionados. Nos pillaron en fuera de juego cinco veces, logramos dos saques de esquina y el delantero Cyle Larin fue amonestado por quinta vez, por lo que se perderá el próximo partido de liga en casa contra el Rayo Vallecano el próximo sábado a las 16.15 horas.

Bilbao no tendrá una victoria más fácil esta temporada ya que el Mallorca capituló después de media hora. Los locales marcaron otro gol dudoso que parecía claramente fuera de juego pero el VAR lo permitió sobre las temidas líneas trazadas, lo que indicaba que Jaume Costa, por milímetros, había puesto en juego a Guruzeta. Éste fue uno de esos partidos en los que todo lo que podía salir mal para el Mallorca salió mal. El técnico Aguirre tiene que devolver el fuego a las tripas del equipo. Tres victorias en 23 partidos es muy preocupante a la espera de los resultados de Celta, Cádiz y Sevilla en los próximos días.