Bolivia Pollution 03.jpg

Los lagartos son conocidos por su capacidad para adaptarse a diferentes entornos, pero algunos de ellos tienen una habilidad sorprendente que los diferencia de otros reptiles: pueden «bucear».

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Binghamton explora cómo estos lagartos utilizan la inmersión bajo el agua como estrategia de enfriamiento y qué compensaciones enfrentan al hacerlo.

Los campeones de buceo del mundo de los lagartos

(Foto: GONZALO ESPINOZA/AFP vía Getty Images)

Los anolis son un grupo diverso de lagartos que habitan en las regiones tropicales y subtropicales de América. Han desarrollado una variedad de adaptaciones para hacer frente a diferentes hábitats y desafíos, como cambiar el color de su piel, expandir el abanico de su garganta y aferrarse a superficies verticales con las almohadillas de los dedos de los pies.

Pero una de las adaptaciones más notables de los anolis es su capacidad de permanecer bajo el agua durante largos períodos de tiempo. Algunas especies pueden permanecer sumergidas durante más de 16 minutos, una hazaña que no se trata sólo de contener la respiración sino que también está relacionada con los mecanismos de enfriamiento de su cuerpo.

Los investigadores, dirigidos por Alexandra M. Martín y Christopher K. Bocciaquería comprender cómo los anolis regulan su temperatura corporal mientras están bajo el agua y en qué costos fisiológicos incurren.

Realizaron experimentos con dos especies de anolis, una que vive en hábitats acuáticos y otra que vive en hábitats terrestres, y midieron su temperatura corporal, consumo de oxígeno y tasa metabólica antes, durante y después de la inmersión.

Las ventajas y desventajas de enfriarse bajo el agua

Los resultados mostraron que ambas especies de anolis experimentaron una caída significativa en la temperatura corporal mientras estaban sumergidas, lo que les ayudó a afrontar el calor extremo.

Sin embargo, este efecto refrescante tuvo un precio: los anolis también experimentaron una Reducción de los niveles de oxígeno y aumento de la tasa metabólica.lo que podría perjudicar su rendimiento y supervivencia.

Los investigadores descubrieron que las especies acuáticas tenían una mayor tolerancia a la hipoxia (bajo nivel de oxígeno) y una tasa metabólica más baja que las especies terrestres, lo que sugiere que han desarrollado algunas adaptaciones para hacer frente a las desventajas de la inmersión.

Sin embargo, ambas especies aún enfrentaban un delicado equilibrio entre el enfriamiento y la falta de oxígeno, lo que podría limitar su duración y frecuencia bajo el agua.

El estudio, publicado en la revista Functional Ecology, arroja luz sobre las complejas interacciones entre el comportamiento, la fisiología y la ecología de los anolis.

También abre nuevas vías para futuras investigaciones sobre cómo los animales se adaptan a las condiciones climáticas cambiantes y cómo equilibran los costos y beneficios de sus estrategias.

Lea también: Cambio climático y lagartos: la estrategia de reproducción puede necesitar cambiar, dicen los investigadores

La historia evolutiva de los anolis

Anolis no sólo son fascinantes por sus habilidades de buceo, sino también por su historia evolutiva. Estos lagartos han experimentado una notable diversificación en las islas del Caribe, dando como resultado más de 150 especies que difieren en tamaño, forma, color y preferencia de hábitat]p.

Esta diversidad es el resultado de la radiación adaptativa, un proceso en el que un único linaje se divide en múltiples especies que se adaptan a diferentes nichos ecológicos. Los anolis han evolucionado en respuesta a factores como la depredación, la competencia, la disponibilidad de alimentos y las condiciones ambientales.

Uno de los ejemplos más sorprendentes de adaptación del anolis es la variación en la longitud de sus extremidades y el tamaño de las almohadillas de los dedos, que se correlacionan con el tipo de percha que utilizan.

Por ejemplo, los anolis que viven en ramitas estrechas tienen extremidades más largas y almohadillas para los dedos más grandes que los que viven en troncos anchos.

Los anolis también son conocidos por sus papadas, los coloridos colgajos de piel debajo de la garganta que utilizan para comunicarse y exhibirse.

Las diferentes especies de anolis tienen diferentes colores y patrones de papada, lo que les ayuda a reconocer y atraer parejas de su propia especie.

Se consideran un sistema modelo para estudiar la evolución, la ecología y el comportamiento, ya que ofrecen una rica fuente de datos y experimentos naturales.

Al comparar los rasgos y genomas de diferentes especies de anolis, los científicos pueden aprender cómo la selección natural, el flujo de genes y la especiación dan forma a la biodiversidad.

Los investigadores esperan que sus hallazgos inspiren una mayor apreciación y conservación de estos asombrosos lagartos, que a menudo se pasan por alto en la grandeza de la biodiversidad. También esperan que su estudio despierte la curiosidad y el interés por el mundo natural y sus maravillas.

Artículo relacionado: Los lagartos monitores de agua asiáticos que se creían casi extintos en China captados por una cámara por primera vez después de una década

© 2024 NatureWorldNews.com Todos los derechos reservados. No reproducir sin permiso.