406018944 754619016708974 6387376860994893712 N.jpg

¿Podría Irlanda estar al borde de un cambio social? Esta pregunta cobra gran importancia mientras la nación se prepara para un referéndum fundamental.

El viernes 8 de marzo, los ciudadanos irlandeses serán llamados a las urnas para decidir sobre las revisiones propuestas a la constitución de la nación, incluidos los planes para revisar las palabras «mujer» y «madre».

Estos cambios, destinados a transformar potencialmente las nociones actuales de familia y mujerLos roles que desempeña dentro de la sociedad han provocado un amplio debate.

La Comisión Electoral Irlandesa ha iniciado una campaña independiente para educar al público sobre las próximas elecciones.

Reimaginar la familia y el cuidado

En el centro del referéndum se encuentran dos enmiendas importantes, conocidas como la Enmienda sobre la Familia y la Enmienda sobre el Cuidado.

El primero busca ampliar el concepto de familia más allá de los límites tradicionales para abarcar a individuos en «relaciones duraderas».

Mientras tanto, este último pretende eliminar la cláusula de que «el lugar de la mujer está en el hogar», reemplazándola con un lenguaje que reconozca el valor social del cuidado dentro de las familias, independientemente de género.

‘El Estado reconoce que la prestación de cuidados por los miembros de una familia entre sí en razón de los vínculos que existen entre ellos, da a la sociedad un apoyo sin el cual no puede realizarse el bien común, y se esforzará por apoyar dicha prestación, ‘ se lee en la nueva cláusula propuesta.

Reacciones políticas y públicas

Leo Varadkar, el Taoiseach irlandés, ha apoyado abiertamente ambas enmiendas, destacando la importancia de modernizar la constitución para reflejar los valores contemporáneos. «En términos de impulso para el voto por el Sí, aunque ciertamente no doy por sentado el resultado del referéndum, creo que está en juego», afirmó Varadkar.

Destacó además la necesidad de reconocer las familias monoparentales y la naturaleza duradera de los vínculos parentales.

Los críticos, sin embargo, argumentan que las enmiendas podrían socavar la importancia de la condición de mujer y etiquetar los cambios como meros gestos simbólicos.

El senador Ronan Mullen desestimó las enmiendas calificándolas de «novedad constitucional» y la jueza Marie Baker criticó la vaga definición de «relaciones duraderas».

Encuestas de opinión y sentimiento de los votantes

Encuestas recientes indican una tendencia a aceptar las enmiendas, con una ventaja notable para el voto «Sí» tanto en las encuestas sobre familia como sobre cuidados.

Sin embargo, estas encuestas también sugieren que los votantes más informados tienden a oponerse a los cambios, lo que revela una división en la opinión pública.

Gracias por tomarse el tiempo de leer este artículo. Recuerda volver y comprobar Las noticias semanales del euro sitio web para todas sus noticias locales e internacionales actualizadas y recuerde, también puede seguirnos en Facebook y Instagram.