Emptyplate.jpg

Un nuevo estudio sugiere que seguir una dieta de ayuno puede traer consigo una variedad de beneficios, incluido un menor riesgo de enfermedades y un envejecimiento celular más lento.

Conocida como dieta que imita el ayuno, o fiebre aftosa, la breve reducción de alimentos tiene como objetivo replicar los efectos de un ayuno de sólo agua sin renunciar a los nutrientes esenciales.

Esto implica consumir una proporción de sopas vegetales, barritas energéticas, patatas fritas, tés, vitamina y suplementos minerales distribuidos en porciones durante cinco días, proporcionando una dieta rica en Grasas no saturadas y bajo en calorías, proteínas y carbohidratos.

Investigadores de la Universidad del Sur de California (USC), la Facultad de Medicina de Yale y el Instituto AIRC de Oncología Molecular en Italia realizaron dos estudios clínicos en los que participaron un total de 144 voluntarios. Descubrieron que aquellos con fiebre aftosa tenían una resistencia a la insulina reducida (vinculado a la diabetes), la grasa del hígado y el envejecimiento del sistema inmunológico, todos los cuales contribuyen a una edad biológica más baja y a una menor enfermedad en general.

«Este estudio muestra por primera vez evidencia de reducción de la edad biológica de dos diferentes ensayos clínicosacompañado de evidencia de rejuvenecimiento de la función metabólica e inmune», dice gerontólogo Valter Longo, de la USC.

Se encontró que los participantes que pasaron por los ciclos de fiebre aftosa eran 2,5 años más jóvenes en mediana edad biológica que los otros grupos, que mide el «desgaste» de las células, o qué tan bien funcionan en relación con la edad real.

Es más, las mejoras en la salud no parecieron estar relacionadas con ninguna pérdida de peso asociada. En otras palabras, el cuerpo no solo estaba sintiendo los beneficios de perder algo de peso; parece que también está sucediendo algo más que los estudios futuros pueden continuar investigando.

«Este es el primer estudio que demuestra que una intervención basada en alimentos que no requiere cambios crónicos en la dieta ni en el estilo de vida puede hacer que las personas sean biológicamente más jóvenes, basándose tanto en los cambios en los factores de riesgo de envejecimiento como en las enfermedades». dice Longo.

No es la primera vez que se demuestra que la fiebre aftosa tiene beneficios para la salud. A estudio previo descubrió que este tipo de restricción de alimentos y calorías podía reducir los signos de demencia, aunque solo en ratones, no en humanos. También podría ayudar a combatir la obesidad.

Con todo esto en mente, los investigadores están interesados ​​en que se promueva la fiebre aftosa como parte del cultivo de un estilo de vida más saludable, aunque, como siempre, es crucial consultar a un médico o profesional de la salud antes de realizar cambios drásticos en su dieta.

«Estos hallazgos deberían alentar a muchos más profesionales de la salud a recomendar ciclos de fiebre aftosa a pacientes con niveles de factores de riesgo de enfermedad superiores a los deseados, así como a la población general que puede estar interesada en una mayor función y una edad más joven». dice Longo.

La investigación ha sido publicada en Comunicaciones de la naturaleza.