149355.jpg

Los últimos datos del Instituto Balear de Estadística reflejan que hubo 30.017 negocios en Mallorca en el primer trimestre de 2024una cifra récord para un primer trimestre del año y más de 1.000 más que en el mismo período de 2023.

Si bien el número de empresas refleja una economía regional en razonable buena forma, la presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares CAEB, Carmen Planas, dice que oculta la Pérdida constante de productividad. en los últimos años.

Planas y la CAEB han señalado sistemáticamente este punto, y ellos y otros han destacado el hecho de que que el ingreso per cápita en Mallorca y Baleares ha estado en caída desde principios de siglo.

En la clasificación regional de la UE, Baleares ocupaba el puesto 46 en 2001; las islas ocupan ahora el puesto 110. Antoni Riera, director técnico de la Fundació Impulsa para la Competitividad Balear, ha dicho: “Las islas siguen creciendo… pero no porque nuestra capacidad de generar valor aumente. El resultado es que la renta media tiende a erosionarse.» La falta de productividad es el principal problema económico al que se enfrentan las Baleares.

Se han ofrecido varias razones para explicar esto, una es una economía que se centra predominantemente en los servicios, lo que coloca sectores como el turismo y el comercio minorista firmemente en el marco. De las más de 30.000 empresas del primer trimestre, 5.487 eran empresas hoteleras; 5.287 fueron comercio minorista, mayorista y reparación de vehículos. En tercer lugar quedó la construcción, con 5.077 empresas.

Otros sectores que caen bajo el pancarta de servicio son: actividades profesionales, científicas y técnicas (2.067); actividades de servicios administrativos y auxiliares (1.788); «otros servicios» (1.660); transporte y almacenamiento (1.546); actividades inmobiliarias (1.098). La lista continua. Para la industria manufacturera había 1.696 empresas.

Esto no quiere decir que no existan servicios que generen el valor añadido medida de productividad (como ha explicado Antoni Riera), pero hay preponderancia de empresas del sector servicios donde este valor añadido es muy cuestionable.