Callosa Ciil Guard.jpg

«¡Suficiente es suficiente!» Éste fue el lema utilizado el pasado sábado cuando cientos de vecinos salieron a las calles en Callosa de Segura, para protestar contra la ‘inseguridad ciudadana’.

La protesta, autorizada por la Subdelegación de Gobierno, es una iniciativa local contra la delincuencia, los robos, la inseguridad y el deterioro general del municipio”.

La manifestación reclama más recursos humanos para el servicio de Policía Local, pero, sobre todo, para la Guardia Civil que cubre ocho localidades, de casi 20.000 vecinos, entre ellas Granja de Rocamora; Benferri; Redován, con 8.100 inscritos; Cox, con una población de otros 7.500; y Rafal, además de los distritos orihuelanos de El Badén, La Murada (3.000 vecinos) y Virgen del Camino.

De los 44 agentes de la Guardia Civil existentes actualmente sólo hay 35 en activo, pero ese número se reduce a 25 si se tienen en cuenta los agentes que asisten a cursos de formación, vacaciones y bajas laborales.

En muchas ocasiones sólo hay una patrulla efectiva en la calle por turno, por lo que muchos delitos como robo de vehículos y tentativas de robo rara vez son atendidos.