Fb9c3d76 0a99 4a39 8444 A19c64d81201 16 9 Discover Aspect Ratio Default 0.jpg

Desde que Carles Puigdemont se instaló en Bruselas en 2017, Junts ha querido capitalizar la internacionalización del ‘procés’. Su periplo judicial a cuenta de las euroórdenes le hizo acaparar el foco, pero después encontró en el Parlamento Europeo la plataforma desde la que catapultar su proyección. A pesar de quedar fuera de los grandes grupos del hemiciclo, la batalla por el escaño y, después, por la inmunidad que este le otorgaba, junto con su propia presencia en la Eurocámara ante varios dirigentes europeos, sirvió a Puigdemont como altavoz para sus reivindicaciones y para disputar a Esquerra el ser la referencia internacional del independentismo, aunque fue una sentencia favorable a Oriol Junqueras la que le dio al exjefe del Govern la entrada en la Eurocámara.