Caixabank Scaled.jpg

El mayor banco minorista de España, CaixaBank, ha anunciado uno de los mayores planes de despidos forzosos de la historia corporativa reciente del país.

Los planes llegan tras la reciente fusión con Bankia, que supone eliminar 8.291 puestos de trabajo de los 44.000 trabajadores actuales combinados.

Además, el banco recién fusionado cerrará más de 1.500 sucursales, lo que representa el 27% del total, a medida que más y más clientes cambien a oficinas virtuales y banca por Internet.

Se cree que las oficinas de Madrid serán las más afectadas por los cierres y la pérdida de empleo.

Los analistas esperaban una reestructuración del nuevo banco, ya que de hecho muchas posiciones estaban duplicadas.

Desde 2008, el número de sucursales de banca minorista en España ha caído un 51%, pero aún está por encima de la media europea, y los analistas creen que es necesaria una mayor consolidación en el sector bancario.

Este año podrían perderse hasta 15.000 empleos bancarios más, además de los 100.000 que ya se han perdido desde 2008.

A principios de este año fracasó la propuesta de fusión entre BBVA y Banco Sabadell.

Los despidos son los últimos de una serie de otros realizados por empresas españolas líderes, incluidas Telefónica y Seat, en un momento en que el gobierno está tratando de contener una oleada de pérdidas de empleos debido a la pandemia de coronavirus.

En un comunicado de prensa, la compañía afirmó que el plan de reestructuración de empleo (el conocido como ERE) «se fundamenta en criterios productivos y organizativos, dados los solapamientos y sinergias derivadas de la fusión y las circunstancias actuales del mercado».

El comunicado explica que el criterio que se aplicará para el plan de despidos es una vía “preferible”, voluntaria y basada en el mérito.

Caixabank está en línea con la mayoría de los demás bancos españoles al registrar beneficios este año.

Los sindicatos esperan reducir el número de despidos y en los últimos años la Asamblea General Advirtió sobre la posibilidad de actuar si no se negocian los recortes.

CaixaBank dijo que los empleados con experiencia mayores de 50 años no se verían presionados a aceptar paquetes de despido para evitar perder a los empleados más experimentados y crear un «desequilibrio generacional».

HAGA CLIC AQUÍ PARA MÁS NOTICIAS EN ESPAÑOL