Vaccine Passport.jpg

El sector turístico en dificultades de España recibió un impulso ayer cuando la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anunció la última propuesta para permitir una reapertura segura de los viajes internacionales dentro del bloque.

En una conferencia de prensa en Bruselas, anunció una propuesta de “Certificado Verde Digital” que servirá como garantía de que una persona ha sido vacunada contra el COVID-19, ha recibido un resultado negativo en la prueba o se ha recuperado del COVID-19. Estará disponible, de forma gratuita, en formato digital o en papel. Incluirá un Código QR para garantizar la seguridad y autenticidad del certificado.

El Certificado Verde Digital constará de tres partes:

  • Certificados de vacunación, con indicación de marca de vacuna utilizada, datos y lugar de inoculación y número de dosis administradas.
  • Certificados de prueba negativos (ya sea una prueba NAAT/RT-PCR o una prueba rápida de antígenos). Las autocomprobaciones quedarán excluidas por el momento.
  • Certificados médicos de personas que se han recuperado de COVID-19 en los últimos 180 días.

Sin embargo, la Comisión dejó claro que, aunque los países de la UE son libres de administrar sus propias vacunas, sólo se incluirían en el programa las aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Actualmente esas vacunas son AstraZeneca, Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson y por tanto los países de la UE que han incluido otras vacunas como Hungría con la Sputnik V, de Rusia, y Shinopharm, de China, tendrán algunos ciudadanos fuera del esquema.

“Cuando los Estados miembros acepten pruebas de vacunación para renunciar a ciertas restricciones de salud pública, como pruebas o cuarentenas, se les exigirá que acepten, en las mismas condiciones, los certificados de vacunación emitidos bajo el sistema de Certificado Verde Digital”, dijo la Comisión en un comunicado.

El plan cubrirá todos los países de la UE, así como Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

Se expedirá a ciudadanos de la UE, residentes de fuera de la UE y sus familiares.

El sector turístico español representa alrededor del 14% del PIB y tuvo un catastrófico 2020 del que todavía se está recuperando en el primer trimestre de 2021.

El mayor mercado turístico de España es el Reino Unido, que tras el Brexit quedaría fuera del régimen y desde donde se viajan actualmente prohibido debido a la variante del coronavirus en el país.

La propuesta, que deberá ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros, cuenta con un amplio apoyo de países como España, que dependen en gran medida del turismo, pero otros, como Francia y Alemania, tienen reservas sobre el plan.

Algunos comentaristas señalan que establecer un vínculo entre una de las libertades fundamentales de la UE –la circulación– no puede estar condicionado a nuevas medidas.

El mes pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que estaba totalmente en contra de la idea de exigir “prueba de vacunación COVID-19 para viajes internacionales como condición de salida o entrada” y citó una lista de objeciones científicas, éticas, legales y tecnológicas.

HAGA CLIC AQUÍ PARA MÁS NOTICIAS EN ESPAÑOL

HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LAS ÚLTIMAS RESTRICCIONES DE COVID EN ESPAÑA