Demo 870x1024.jpg

Trump ha apuntado a los votantes republicanos durante años para que sean los que pueda lavarles el cerebro y manipular para ganar poder. Se ha referido a ellos como personas tontas y crédulas que creerán todo lo que diga como niños de tres años con limitaciones cognitivas. Da miedo ver cuán capturados están por su visión violenta y autocrática de Estados Unidos. Saca a relucir la mentalidad de víctima en ellos y los convence de que él y ellos están justificados para ser racistas, violentos y en oposición a la versión de la democracia de los padres fundadores. Es horrible escucharlo afirmar falsamente «no me persiguen a mí, te persiguen a ti, solo estorbo». Los no miembros del culto se estremecen ante esta falsa narrativa de mártir y víctima.

Cualquier candidato que promueva la violencia, crea que está por encima de la ley, haga trampa, mienta, pierda el control emocional, quiera ser rey, no un presidente demócrata, debe ser rechazado, no aceptado. Las amenazas de Trump a jueces, fiscales y testigos deben detenerse y cualquiera que lo aliente es cómplice.

Los jueces no se dejan engañar ni son tolerantes con el abuso del sistema judicial por parte de Trump. Sus tácticas dilatorias son una flagrante pérdida de tiempo y un insulto al poder judicial.
Los jueces han desestimado sus solicitudes sin fundamento tales como; pidiendo que se destituya a la fiscal de distrito de Georgia, Fani Willis, de su trabajo, que se desestime la última demanda por difamación de E. Jean Caroll, que se trasladen sus casos a las ciudades que él prefiera y que se destituya a los jueces que él declara que “odian a Trump”. Desde que comenzó la «gran mentira» de 2020, sesenta jueces desecharon sus acusaciones de fraude electoral. Su demanda contra CNN fue desestimada. Además, afirmó que las reglas de Twitter no se aplicaban a él porque era presidente. Esta ilusión de que las leyes y las reglas no se aplican a él es prueba de sus trastornos de personalidad. La mayoría de los estadounidenses saben que estas acciones indican que Trump no está psicológicamente apto para ser presidente. Innumerables funcionarios del círculo interno republicano se han presentado y le han contado al país sobre las acciones ilegales que tomó mientras era presidente y han informado sobre su retórica violenta, racista y misógina durante las reuniones en la Oficina Oval.
La definición de integridad es: “la cualidad de ser honesto y tener sólidos principios morales; rectitud moral.” Los aliados de Trump hacen el ridículo cuando argumentan que Trump tiene integridad. Deberían admitir que lo aman tanto que ahora creen que la deshonestidad en la búsqueda del poder es aceptable, que la violencia contra los oponentes está justificada si es su partido N o el líder es el agresor. Los republicanos que no pertenecen a MAGA están de acuerdo con el mensaje del ex presidente republicano Dwight D. Eisenhower. ¿Cómo votó Estados Unidos por un presidente que miente, es un adúltero en serie, tiene un historial de no pagar a sus abogados, contratistas e impuestos, por nombrar solo algunos hechos probados?

LOS REPUBLICANOS HAN DECIDIDO ACEPTAR UNA BARRA BAJA POR LA INTEGRIDAD DE SUS CANDIDATOS. DEFIENDEN A DONALD TRUMP A PESAR DE LOS CRÍMENES CONTRA AMÉRICA QUE HA COMETIDO, MANTIENEN LA REPRESENTACIÓN PENAL DE FRAUDE. GEORGE SANTOS EN EL CONGRESO, Y GLORIFICAR A LOS INSURRECTOS QUE ATACARON EL CAPITOLIO CAUSANDO DAÑOS Y MUERTES A AGENTES POLICIALES. EL PARTIDO SE ESTÁ DESAPARECIENDO Y A TRUMP SE LE PERMITIÓ MATARLO. DONALD TRUMP SE HABRÍA DETENIDO EN UN MINUTO SIN EL APOYO DE VIEJOS DINOSAURIOS CORRUPTOS COMO MITCH MCCONNELL, KEVIN MCCARTHY, CHUCK GRASSLEY Y EL DISPICABLE JIM JORDAN.

Será mejor que los republicanos de Reagan y Eisenhower comiencen a defender la democracia y los valores o la historia estadounidenses los etiquetarán como traidores.

Los Biden: Sin maldiciones, amenazas, adulterio, deshonestidad, defraudación, invasión de impuestos, insurrección o intolerancia. Son cariñosos, compasivos, competentes y patriotas, en comparación con la ex primera pareja que usó el cargo para obtener poder, ganar dinero y promover el nacionalismo blanco. Además, Melania siempre parecía disgustada cuando estaba con Trump.
La pareja feliz.

Publicado por rebecasperber