Shutterstock 2096969434.jpg

A falta de algunos días fríos, a principios de abril se ha producido una subida del precio de las bombonas de gas butano.

Quienes necesiten recargar su suministro de gas butano pagarán más este mes de abril, según confirma el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Impacto del aumento de precios

A mediados de marzo, el precio de butano experimentó un repunte, pero sigue regulado bajo restricciones gubernamentales. Esta evolución se produce en el contexto de la legislación española, en concreto del Real Decreto-Ley 11/2022, promulgado el 25 de junio, que limita el precio de las bombonas de butano de entre ocho y 20 kilogramos a 19,55 euros.

Este techo se mantuvo hasta finales de 2023 según el Real Decreto-Ley 5/2023 emitido el pasado mes de junio. Actualmente, el precio se sitúa en 16,67 €, lo que supone una subida respecto a las tarifas anteriores.

A pesar del aumento, el límite de los precios del butano ha amortiguado en cierta medida el golpe para los consumidores, especialmente si se compara con los crecientes costes de la electricidad.

Fórmula detrás del precio

El precio de las bombonas de butano depende de varios factores, incluido el coste de las materias primas como el propano y el butano en el mercado internacional, los costes de transporte y la fluctuación del tipo de cambio entre el euro y el dólar.

Los cargos adicionales incluyen un 21 por ciento de IVA y un Impuesto Especial sobre Hidrocarburos de 1,5 € por kilo. Esta estructura de precios se ajustó tras las tensiones geopolíticas, en particular la incursión de Rusia en Ucrania, lo que llevó a un decreto gubernamental por el que los precios de las bombonas de butano sólo pueden fluctuar dentro de un margen del 5 por ciento.

Entendiendo el gas licuado

El gas licuado de petróleo (GLP) envasado, una mezcla de hidrocarburos dominada por el butano, presenta una alternativa energética viable para regiones fuera del alcance de la energía natural. gas redes. En España, con un consumo anual de aproximadamente 64,5 millones de contenedores, el uso de GLP ha experimentado un descenso, cayendo más del 25 por ciento entre 2010 y 2021.

A la luz de estos ajustes, los hogares que dependen del butano para calentarse y cocinar deberán prepararse para mayores gastos este abril.

Los mecanismos de fijación de precios y las intervenciones gubernamentales tienen como objetivo equilibrar las realidades del mercado con la asequibilidad del consumidor, asegurando que el impacto en la población se mitigue en medio de los costos fluctuantes de la energía global.

Gracias por tomarse el tiempo de leer este artículo. Recuerda volver y comprobar Las noticias semanales del euro sitio web para todas sus noticias locales e internacionales actualizadas y recuerde, también puede seguirnos en Facebook y Instagram.