Illegal Signage1 1.jpg

La Agencia Valenciana Antifraude (AVAF) investiga al ayuntamiento de Orihuela por la presunta instalación ilegal de más de 50 elementos publicitarios, tanto vallas publicitarias como pantallas digitales, situados principalmente en la carretera Nacional 332, las calles Richard Wagner, de la Cuerda, de la Rabosa y la avenida Ibiza-Lomas de Campoamor.

Tras artículos en el Diario Líder, y numerosos correos electrónicos al Concejal de Infraestructuras, sin respuesta, debo añadir, el 10 de enero de 2022, en un informe elaborado por la Agencia de Fraude, existía preocupación por la supuesta existencia de señalización contraria a Principios y normativa urbanística sobre la inacción municipal en relación con la continua colocación de grandes postes y vallas publicitarias en el entorno de la N-332 en Orihuela Costa.

La investigación se inició a finales de diciembre de 2023 y, tras estudiar la documentación recibida del Ayuntamiento durante la fase de instrucción de la investigación, “sólo existían tres expedientes solicitando licencia o autorización para la instalación de los elementos publicitarios”.

La Agencia concluyó que “hubo muchas más instalaciones de elementos publicitarios establecidas en la zona que solicitudes de permiso para su colocación, particularmente en esa zona de la carretera nacional 332, propiedad del Ministerio de Transporte.

El informe que recoge estas supuestas irregularidades urbanísticas recomienda ahora al consistorio iniciar un “procedimiento para impulsar y supervisar la legalización de las leyes urbanísticas que se infringieron en todos los elementos publicitarios existentes en el municipio, priorizando el entorno de la N-332 debido a la mayor densidad de instalaciones, ya sea sobre edificios, apoyadas en terrenos o sobre distintos tipos de inmuebles”.

El objetivo es imponer, en su caso, nuevas medidas correctoras a los expedientes, tanto abiertos como no iniciados, «hasta el adecuado restablecimiento de la legalidad».

La Agencia ha concedido al Consejo un plazo de tres meses, desde la recepción de la resolución que pone fin a la investigación, para «informar al director sobre el inicio de las actuaciones recomendadas o, en su caso, sobre los motivos que impiden actuar de conformidad con dichas actuaciones». recomendaciones”.