Parks Contract.jpg

Después de más de siete años de un servicio de mantenimiento mínimo que dejó prácticamente abandonados muchos de los parques de la costa, los vecinos de la costa esperan con ansias la asunción del nuevo servicio por parte de la empresa municipal Ildo.

La empresa pública, que ya gestiona jardines en las pedanías, prevé empezar a funcionar en las próximas semanas, después de que el Pleno diera luz verde el pasado mes de febrero a la municipalización del servicio.

Pero, antes, el equipo de gobierno ha propuesto aumentar la plantilla con nuevos trabajadores para el que será el mayor encargo al que se enfrentará Ildo. Así, el Ayuntamiento ha publicado el detalle de las plazas de un auxiliar administrativo y otros dos jardineros adicionales para la zona costera.

La reversión a la gestión pública de este contrato fue la solución a la que llegó el Gobierno de coalición PP-Vox a una licitación en curso, valorada en 10 millones, que provocó un cruce de quejas entre funcionarios y solicitantes locales. De hecho, la empresa que se consideraba que ofrecía el mejor valor, según el único informe técnico emitido, STV-Evocivil, ha recurrido ahora el cierre de la licitación ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales. El Ayuntamiento ha dicho que sólo compensará con 500 euros a las tres empresas que se presentaron a la licitación.

Ildo es una empresa pública que se dedica a la inserción laboral de personas con diversidad funcional. Para ampliar su número de trabajadores, el Consejo ya ha ampliado esta gama de mano de obra empleable a personas y grupos en situaciones vulnerables.

En la licitación suspendida se decía que el contrato anterior apenas cubría el 40% de las áreas verdes de la costa donde se estimaba que había unas 7.000 palmeras y una superficie de 2,5 millones de metros cuadrados en 213 parques y jardines.

Se contemplaba una plantilla de 30 empleados aunque el objetivo del ejecutivo es llegar a los 40, incluidos los más de 10 que se incorporarán del contrato anterior.