Bde8bc66 973b 4412 B2a37b3d2a716fb5 Source.jpg

La evolución de la percepción del ritmo probablemente se desarrolló gradualmente entre los primates y alcanzó su punto máximo en los humanos.

Bebé recién nacido participando en un experimento de escucha.

Crédito:

Eszter Rozgonyiné Lányi

En 2009, mi grupo de investigacion en Amsterdam, en colaboración con colegas del Centro de Investigación HUN-REN en Hungría, descubrieron que los recién nacidos poseen la capacidad de discernir un pulso regular (el ritmo) en la música. Es una habilidad que puede parecer trivial para la mayoría de nosotros, pero que es fundamental para la creación y apreciación de la música. El descubrimiento despertó en mí una profunda curiosidad que me llevó a exploración de los fundamentos biológicos de nuestra capacidad innata para la música, comúnmente conocida como «musicalidad».

En pocas palabras, el experimento implicó tocar ritmos de tambores, omitir ocasionalmente un ritmo y observar las respuestas de los recién nacidos. Sorprendentemente, estos pequeños participantes mostraron una anticipación del ritmo faltante, ya que sus cerebros exhibieron un pico distintivo, lo que indicaba una violación de sus expectativas cuando se omitía una nota. Este descubrimiento no sólo reveló la destreza musical de los recién nacidos, sino que también ayudó a sentar las bases de un floreciente campo dedicado al estudio de los orígenes de la musicalidad.

Sin embargo, como ocurre con cualquier descubrimiento, surgió el escepticismo (como debería ser). Algunos colegas cuestionaron nuestra interpretación de los resultados y sugirieron explicaciones alternativas basadas en la naturaleza acústica de los estímulos que empleamos. Otros argumentaron que las reacciones observadas eran el resultado del aprendizaje estadístico, cuestionando la validez de que la percepción del ritmo sea un mecanismo separado y esencial para nuestra capacidad musical. Los bebés participan activamente en el aprendizaje estadístico a medida que adquieren un nuevo idioma, lo que les permite comprender elementos como el orden de las palabras y las estructuras acentuadas comunes en su lengua materna. ¿Por qué la percepción musical sería diferente?

Para abordar estos desafíos, en 2015, nuestro grupo decidió revisar y revisar nuestro estudio anterior de percepción del ritmo, ampliando su alcance, método y escala y, una vez más, decidió incluir, junto a los recién nacidos, a los adultos (músicos y no músicos). y monos macacos.

Los resultados, publicados el mes pasado en Cognición, confirman inequívocamente que la percepción del ritmo es un mecanismo distinto, separado del aprendizaje estadístico. El estudio proporciona evidencia convergente sobre la capacidad de percepción del latido de los recién nacidos. En otras palabras, el estudio no fue simplemente una réplica, sino que utilizó un paradigma alternativo que conducía a la misma conclusión y, como tal, logró disipar cualquier duda persistente.

Cuando empleamos el mismo paradigma con los monos macacos en 2018, no encontramos evidencia de procesamiento de latidos, sólo sensibilidad a la isocronía (es decir, regularidad) de los ritmos. Esto sugiere que la evolución de la percepción del ritmo se desarrolló gradualmente entre los primates, alcanzando su punto máximo en los humanos y manifestándose con limitaciones en otras especies como los chimpancés y otros primates no humanos. Proporciona más apoyo empírico a la hipótesis de la evolución audiomotora gradual (GAE) que describí en mi libro de 2019 “La orquesta de animales en evolución”, una hipótesis que aborda las similitudes y diferencias que se encuentran en la percepción (y producción) del ritmo entre primates humanos y no humanos. Sugiere que la conexión entre las áreas cerebrales motora y auditiva es más fuerte en los humanos que en los chimpancés o gibones, mientras que en los macacos carece en su mayor parte.

¿Qué dice este estudio sobre los orígenes de la música y por qué es importante? Cuando integramos los hallazgos del nuevo estudio con nuestro trabajo anterior, ahora tenemos evidencia convergente de dos paradigmas distintos que indican la funcionalidad del procesamiento de latidos en recién nacidos. Esto añade peso al argumento a favor de una base biológica de la propia percepción del ritmo. El estudio no sólo contribuye a nuestra comprensión de los fundamentos biológicos de la musicalidad, sino que también subraya la naturaleza intrincada y multifacética de nuestra capacidad para percibir e interactuar con elementos rítmicos en el entorno auditivo. Como tal, la música no es únicamente un fenómeno cultural sino que también posee profundas raíces biológicas, lo que aparentemente ofrece una ventaja evolutiva a nuestra especie.

La apasionante perspectiva de situar el estudio de los orígenes evolutivos de la musicalidad en la vanguardia de la investigación internacional está experimentando actualmente un gran interés. Anteriormente relegado a la mera especulación, este campo explora los procesos biológicos que se pusieron en marcha hace millones de años y que potencialmente dieron forma a la naturaleza humana durante los últimos milenios. A pesar de los desafíos que plantea el hecho de que la música no se fosiliza y nuestro cerebro musical no deja rastros físicos, en las últimas décadas se ha producido un cambio de paradigma que orienta el campo hacia la investigación empírica.

Además de la psicología y la neurociencia, los ámbitos de la biología y la genómica ahora ofrecen conjuntos de herramientas eficaces para probar empíricamente teorías sobre los orígenes de la música en la actualidad. En consecuencia, la investigación sobre musicalidad está ganando respetabilidad, coherencia y madurez científica. La naturaleza alguna vez especulativa de los orígenes de la investigación sobre la musicalidad está dando paso a un enfoque más concreto y científicamente riguroso, convirtiéndolo en una vía emocionante y prometedora para quienes profundizan en los misterios de nuestra evolución musical.