A Garden Wolf Spider Lycosa Carries He.jpg

Las arañas lobo se encuentran entre las arañas más extendidas y diversas del mundo, con más de 2000 especies encontradas en todos los continentes excepto en la Antártida.

También son conocidos por sus elaborados rituales de cortejo, que involucran señales tanto visuales como vibratorias. Sin embargo, un estudio reciente realizado por biólogos de la Universidad de Cincinnati ha revelado que estos rituales se ven interrumpidos por la lluvia, lo que afecta la capacidad de las arañas para comunicarse y percibir el peligro.

Las hojas empapadas de lluvia perjudican los sentidos de las arañas

(Foto: TORSTEN BLACKWOOD/AFP vía Getty Images)

El estudio, publicado en el Revista de comportamiento de insectoscentrado en una especie común de araña lobo, esquizocosa ocreataque se encuentra en todo el este de los Estados Unidos.

Estas arañas viven de la hojarasca y usan sus patas para golpear y tamborilear las hojas para atraer parejas y ahuyentar a los rivales. También dependen de su vista y sentido del olfato para detectar depredadores y posibles parejas.

Sin embargo, cuando las hojas están mojadas, estas señales se amortiguan y distorsionan, lo que dificulta que las arañas envíen y reciban información.

Los investigadores observaron que después de la lluvia, las arañas respondían menos a las señales visuales y químicas de otras arañas.

También tenían una capacidad reducida para detectar depredadores, como sapos y pájaros, que representaban una mayor amenaza para ellos en condiciones de humedad.

Lea también: Araña lobo de Carolina perdida hace mucho tiempo encontrada en Ohio

Las arañas cambian su estrategia de apareamiento después de la lluvia

Los investigadores también descubrieron que las arañas cambiaron su estrategia de apareamiento después de la lluvia. dependiendo de su sexo y tamaño. Las arañas macho, que son más pequeñas y vulnerables que las hembras, se volvieron más cautelosas y selectivas en la elección de pareja.

Redujeron sus esfuerzos de cortejo y evitaron hembras que ya estaban apareadas o que tenían huevos, lo que podría indicar menor calidad o mayor riesgo.

Las arañas hembras, por otro lado, se volvieron más agresivas y receptivas después de la lluvia. Aumentaron sus intentos de apareamiento y aceptaron más machos, independientemente de su tamaño o estado de apareamiento.

Los investigadores especularon que esta podría ser una forma para que las hembras aumenten su éxito reproductivo y su diversidad genética en un entorno desafiante.

Implicaciones para la evolución y conservación de las arañas.

El estudio arroja luz sobre cómo los factores ambientales influyen en el comportamiento y la evolución de las arañas. Sugiere que las arañas lobo tienen una capacidad notable para adaptar su estrategia de apareamiento a las condiciones climáticas cambiantes, lo que podría ayudarlas a afrontar el cambio climático y la pérdida de hábitat.

Sin embargo, también plantea dudas sobre los efectos a largo plazo de la lluvia en las poblaciones de arañas y la biodiversidad.

¿Cómo afectará el aumento de las precipitaciones a la supervivencia y reproducción de las arañas lobo y sus depredadores y presas? ¿Cómo afectará a la diversidad genética y la especiación de las arañas lobo?

El estudio también destaca la importancia de conservar los hábitats de la hojarasca, que proporcionan refugio y recursos a las arañas lobo y muchos otros organismos.

La hojarasca a menudo es removida o alterada por actividades humanas, como la agricultura, la urbanización y la silvicultura, lo que podría tener impactos negativos en el ecosistema y sus servicios. Al proteger y restaurar los hábitats de hojarasca, podemos ayudar a preservar la diversidad y la función de la vida en la Tierra.

Artículo relacionado: Avispas parásitas y arañas lobo: los investigadores rastrean la larva a medida que se desarrolla y consume al huésped

© 2024 NatureWorldNews.com Todos los derechos reservados. No reproducir sin permiso.