Ce6b4b71 Faa3 4add 9160 Dc6bd229c906 16 9 Discover Aspect Ratio Default 0.jpg

José Luis Rodríguez Zapatero. Recibió este viernes, durante la inauguración de la convención política del PSOE, más aplausos que ningún otro dirigente del partido. pedro sánchez no se desplazará hasta A Coruña, donde se celebra la cumbre socialista, hasta el sábado, y no intervendrá hasta el domingo, día del cierre, así que no hubo competencia entre el presidente y el expresidente. Pero la ovación que el auditorio, formado por más de 1.000 personas, se dirigió a Zapatero fue muy superior a la que cosecharon altos cargos como María Jesús Montero y Santos Cerdán. El exsecretario general es ahora mismo el principal referente del PSOE, solo por detrás de Sánchez, una circunstancia que él mismo aprovechó esta vez para pedir al partido que abrace sin complejos, frente a los ataques y movilizaciones del PÁGINAS y vozla amnistía del ‘procés’.

“¿Se rompe España? Estuvo un punto de mameluco en 2017. Ahora estamos por el camino de la reconciliación. soy un firme defensor de la amnistía. Creo en la generosidad, en la convivencia y en volver a empezar”, señaló Zapatero entre nuevos aplausos.

«Este es el mejor momento de la historia de España», insiste el expresidente, convertido en el principal referente del partido, solo por detrás de Sánchez

El peso actual del exjefe del Ejecutivo en el PSOE habría sido muy dificil de imaginar Hace solo unos cuantos años. La crisis económico, los recortes que permitieron y las sucesivas derrotas electorales de 2011 provocaron que durante un largo espacio de tiempo los dirigentes del partido prefirieran no tenerlo cerca. Ahora, en cambio, la situación es la inversa. Por eso este viernes fue el encargado de la jornada inaugural de la convención política, con la que los socialistas buscan relanzar su proyecto politicoprepárate ante las próximas citas con las urnas (en Galicia, Euskadi, Europa y Catalunya) y arropar a su aspirante a la Xunta, José Ramón Gómez Besteiro, cuyas opciones de convertirse en presidente autonómico el próximo 18 de febrero no se vislumbran muy altas.

El protagonismo

“Ya sabéis que le he vuelto a cogerle el gusto a las campañas electorales”, comenzó diciendo Zapatero, quien durante las semanas previas a las elecciones generales del pasado 23 de julio, en las que el PSOE logró contra pronósticos mantenerse en el poder, tuvo casi tanto protagonismo como el propio Sánchez. Su presencia en mítines y entrevistas fue continua, culminando un proceso de rehabilitación que había comenzado poco antes, casi en paralelo a Felipe González, a quien le ha ocurrido todo lo contrario.

Sobre todo, a partir de 2019, cuando Zapatero medió para que hubiera coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. Después, ya en la segunda parte de la pasada legislatura, hizo lo mismo para que los morados. aceptan presentarse a los comicios generales bajo el paraguas de Sumar. También para que fluyese la crucial relación de los socialistas con ERC. Y por último, tras las recientes elecciones, cuando las negociaciones con los republicanos y con Junts en Catalunya se mantenían en secreto absoluto, Zapatero fue el primero en elogiar la amnistía, pactada con los partidos independentistas catalanes a cambio de su apoyo a la investidura de Sánchez.

Noticias relacionadas

Este viernes, en un momento de enorme crujiente políticas, recientes protestas y disturbios frente a la sede central del PSOE, el expresidente ofreció la tesis opuesta. Nunca España ha estado “mejor” que ahora, insistió, reclamando a su partido que transmite alto y claro este mensaje.

«Este es el mejor tiempo de la historia de España. Si no defendemos con plena convicción esto, es que nuestro partido tendrá un momento de debilidad. sin heno violencia politica. No hay corrupción. Trabajan más españoles que nunca. Muchas empresas, tanto que se quejan, van a tener beneficios este año. Las mujeres tienen más responsabilidades. Nunca como ahora ha habido tantas libertades individuales”, dijo. El auditorio volvió a ponerse en pie.