Us Environment Animal.jpg

Las mariposas y las polillas se encuentran entre las criaturas más bellas y diversas de la Tierra. Desempeñan un papel vital en la polinización de plantas, proporcionando alimento a otros animales e indicando la salud de los ecosistemas.

Sin embargo, también son muy sensibles a los cambios ambientales, especialmente al cambio climático.

En este artículo, exploraremos cómo el cambio climático está llevando a las mariposas y polillas al límite, y qué podemos hacer para protegerlas.

Adaptarse y prosperar: las historias de éxito de algunas especies de mariposas

(Foto: JIM WATSON/AFP vía Getty Images)

En medio del cambio climático, un grupo selecto Pocas especies de mariposas en el Reino Unido. no sólo sobreviven, sino que aparentemente prosperan. Estas especies se han adaptado a su entorno cambiante, mostrando la resiliencia y la capacidad de evolución de la naturaleza.

Una de estas historias de éxito es la raya de pelo marrón, una mariposa rara y esquiva a la que se ha informado que le va bien en Londres y el Reino Unido desde la década de 1980.

La raya marrón pone sus huevos en los arbustos de endrino, que a menudo se encuentran en setos y bordes de bosques. La mariposa se beneficia de los inviernos más cálidos y húmedos, que aumentan la tasa de supervivencia de sus huevos y orugas.

La mariposa también se beneficia de los esfuerzos de conservación de voluntarios y propietarios de tierras, quienes plantan y administran los hábitats de endrino para la especie.
Otro ejemplo notable es la mariposa coma, que cuenta con una expansión de rango del 94% desde la década de 1970. La mariposa coma es una maestra de la adaptación, ya que puede alimentarse de una variedad de plantas, incluidas ortigas, lúpulos y grosellas.

La mariposa también tiene un ciclo de vida flexible, ya que puede producir hasta tres generaciones al año, dependiendo de la temperatura y la disponibilidad de alimento.

La mariposa coma ha aprovechado los veranos más cálidos y largos, lo que le permite reproducirse más y colonizar nuevas áreas.

Estas noticias alentadoras son alentadoras, ya que muestran que algunas mariposas son capaces de hacer frente al cambio climático. Sin embargo, también están enmascarando la difícil situación de las otras 57 especies de mariposas reproductoras del Reino Unido, muchas de las cuales se enfrentan a graves disminuciones.

La crisis oculta: los desafíos y amenazas que enfrentan la mayoría de las especies de mariposas y polillas

De acuerdo a Informe 2022 de Butterfly Conservation, un asombroso 80% de las especies de mariposas en Inglaterra, Escocia y el sur de Gales han experimentado disminuciones en abundancia, distribución o ambas desde la década de 1980. Esta disminución subraya la necesidad urgente de realizar esfuerzos integrales de conservación para preservar la biodiversidad y la salud de los ecosistemas.

Uno de los principales desafíos que enfrentan las mariposas y polillas es la pérdida y fragmentación de sus hábitats debido a la urbanización, la agricultura y la silvicultura.

Muchas mariposas y polillas dependen de plantas y hábitats específicos, como pastizales, brezales y bosques, que son cada vez más escasos y aislados.

Esto reduce la disponibilidad y calidad de alimento y refugio para los insectos, y limita su capacidad para dispersarse y encontrar parejas adecuadas.

Otro desafío importante es el cambio climático, que afecta el momento y la sincronía de los ciclos de vida de las mariposas y las polillas.

Muchas mariposas y polillas han evolucionado para hacer coincidir su aparición y actividad con la floración y fructificación de sus plantas hospedantes.

Sin embargo, el cambio climático está alterando la fenología (el momento de los eventos estacionales) tanto de las plantas como de los insectos, creando desajustes que pueden reducir la supervivencia y reproducción de los insectos.

Por ejemplo, la mariposa de punta naranja, que se alimenta de flor de cuco y mostaza de ajo, puede emerger antes que sus plantas alimenticias debido a las primaveras más cálidas, lo que provoca hambruna y una menor fecundidad.

El cambio climático también plantea amenazas directas a las mariposas y polillas, como fenómenos meteorológicos extremos, sequías, inundaciones y olas de calor.

Estos eventos pueden dañar o destruir los hábitats y las fuentes de alimento de los insectos, así como causar mortalidad, estrés y enfermedades.

Por ejemplo, la pequeña mariposa carey, que alguna vez fue una de las mariposas más comunes y extendidas en el Reino Unido, ha sufrido una disminución dramática en los últimos años, en parte debido a la mosca parásita Sturmia bella, que prospera en condiciones más cálidas y húmedas.

Lea también: Los científicos rastrean la historia evolutiva de las mariposas utilizando avances en el ADN

¿Qué podemos hacer para ayudar a las mariposas y las polillas?

Las mariposas y las polillas no sólo son hermosas y fascinantes, sino también esenciales para el funcionamiento y el equilibrio de nuestro mundo natural. Proporcionan muchos servicios ecosistémicos, como polinización, control de plagas, formación de suelos y ciclo de nutrientes.

También sirven como indicadores del cambio ambiental, ya que responden rápida y visiblemente a los cambios de temperatura, precipitación y vegetación.

Por tanto, proteger las mariposas y las polillas no es sólo un deber moral, sino también una elección inteligente y estratégica.
Hay muchas maneras en que podemos ayudar a las mariposas y las polillas, desde acciones individuales hasta esfuerzos colectivos. Aquí hay unos ejemplos:

– Plante flores nativas y ricas en néctar en su jardín, balcón o jardinera, para proporcionar alimento y hábitat a mariposas y polillas. Elija plantas que florezcan en diferentes épocas del año para asegurar un suministro continuo de néctar. Evite el uso de pesticidas y herbicidas, que pueden dañar a los insectos y sus plantas alimenticias.

– Únase o apoye a organizaciones que trabajan para conservar y restaurar los hábitats de mariposas y polillas, como Butterfly Conservation, Wildlife Trusts y Woodland Trust. También puede ofrecerse como voluntario para monitorear y registrar poblaciones de mariposas y polillas, para ayudar a los científicos y conservacionistas a rastrear sus tendencias e identificar sus necesidades.

– Reducir tu huella de carbono y emisiones de gases de efecto invernadero, para mitigar los efectos del cambio climático en las mariposas y polillas. Puedes lograrlo utilizando fuentes de energía renovables, conduciendo menos y montando más en bicicleta, comiendo menos carne y más alimentos de origen vegetal, y reciclando y reutilizando materiales.

.- Edúcate a ti mismo y a los demás sobre la importancia y la difícil situación de las mariposas y polillas, y haz correr la voz sobre cómo ayudarlas. También puede participar en eventos y campañas que generan conciencia y recaudan fondos para la conservación de las mariposas y las polillas, como el Big Butterfly Count, la Moth Night y el Butterfly Appeal.

Las mariposas y las polillas se enfrentan a desafíos y amenazas sin precedentes debido al cambio climático y otras actividades humanas. Sin embargo, también están mostrando signos notables de adaptación y resiliencia. Al tomar medidas para ayudarlos, no sólo podemos salvar a estas asombrosas criaturas, sino también a nosotros mismos y a nuestro planeta.

Artículo relacionado: La migración de las mariposas reveló cuánto creció la población de mariposas monarcas desde el año pasado

© 2024 NatureWorldNews.com Todos los derechos reservados. No reproducir sin permiso.