1800x1200 Copd Exercises Slideshow Slideshow.jpg

Por Laura Wells, contada a Rachel Reiff Ellis

Cuando me diagnosticaron EM A los 39 años, diría que mi atención a la salud era esporádica. En ese momento tenía niños pequeños y mis hábitos de dieta y ejercicio estaban por todos lados. Antes de tener hijos, salía a correr un par de veces a la semana, o me subía a la cinta o a la bicicleta. También trabajaría en algo de entrenamiento con pesas. Pero después de que nacieron los niños, ya no hice mucha actividad física regular. Estaba más concentrado en los horarios y necesidades de mis hijos que en los míos propios.

Una vez que los niños crecieron, comencé a dedicar más tiempo y atención a una alimentación saludable, pero el empeoramiento de los síntomas de la EM fue una barrera real para mover mi cuerpo como antes podía. Debido a mi fatiga y mis problemas de equilibrio, ya no podía correr ni dar largas caminatas. Entonces comencé a intentar descubrir qué podía hacer por mí mismo. Decidí recurrir al yoga, algo que solía hacer hace años.

Empecé yendo a clases dos veces por semana, pero incluso eso se me hizo difícil, porque mantenerme estable es un gran desafío. Estaba constantemente preocupado de caerme y avergonzarme al intentar hacer una postura de guerrero de pie. Y luego descubrí las sesiones uno a uno. Mi instructor fue muy bueno modificando cualquier postura con la que necesitaba ayuda. Ella me mostraba cómo usar una pared o una silla como apoyo. Estos cambios en mi práctica de yoga significaron que podía hacer un poco de ejercicio diario, lo que resultó ser una clave importante para mi bienestar.

Cuando desafío a mi cuerpo a realizar pequeños movimientos intencionales todos los días, me mantengo más fuerte tanto mental como físicamente. Es muy fácil caer en la madriguera del conejo pensando en todas las cosas que no puedes hacer cuando tienes EM. Entonces, si puedo hacer aunque sea de 15 a 20 minutos de yoga al día, puede ser de gran ayuda.

También tengo la suerte de vivir en un área con acceso a un fisioterapeuta especializado en EM. Ha sido increíble mostrándome ejercicios que pueden fortalecer las partes débiles de mis piernas y ayudarme a mejorar mi estabilidad.

En cuanto a hábitos alimentarios saludables, mi filosofía siempre ha sido todo con moderación. Conozco a muchas personas que han probado dietas especiales, pero yo simplemente trato de llenar mi plato con muchas frutas, verduras y cereales integrales, y como menos alimentos envasados ​​y procesados. Mi perdición es mi gusto por lo dulce, que siempre he tenido. Y el azúcar causa inflamación, lo que puede agravar los síntomas de la EM. Pero ser consciente de cómo me hacen sentir los alimentos ayuda mucho. Sé que me siento mejor cuando como una ensalada en el almuerzo en lugar de algo lleno de carbohidratos. Por eso trato de no exagerar en ninguna categoría poco saludable.

Es curioso, porque si bien la EM ha empeorado mi equilibrio físico, me ha obligado a encontrar el equilibrio en mi día a día. Siempre he sido alguien que se siente culpable si no estoy haciendo, ayudando o siendo productivo. Pero ha quedado claro que relajarse no sólo está bien, sino que es necesario. La fatiga es uno de los principales síntomas de la EM y ser más consciente de mis niveles de actividad es una de las formas en que mantengo mi estrés bajo y ayudo a controlar ese síntoma.

Ya no es una opción para mí quedarme despierto hasta muy tarde por la noche o tener mi agenda tan llena que no tengo tiempo de inactividad. Si no me tomo el tiempo para quedarme quieto y leer o escuchar música, dar un paseo relajante o tomar una siesta, no podré funcionar. Mi cerebro simplemente chocará contra una pared. Yo lo llamo «cerebro de sopa de guisantes». Ahora, soy muy bueno acostándome a la misma hora todas las noches y tomando una siesta todos los días. No es una siesta larga, lo suficiente para que mi cuerpo pueda terminar el resto del día con fuerza. He aprendido que tienes que cuidarte a ti mismo antes de poder cuidar a los demás.

También descubrí que es importante celebrar los pequeños éxitos. Cuanto más pueda aceptar quién soy y lo que puedo lograr, mejor será mi perspectiva mental. Si hoy puedo hacer una serie más de ejercicios para fortalecer las piernas que ayer, es motivo de celebración. Puede que a nadie más le parezca gran cosa. Pero para mí es un logro.