Assange And Villarreal Scaled.jpg

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha estado encarcelado en Londres durante cinco años, mientras que la periodista texana Priscilla Villarreal sólo estuvo detenida brevemente en la cárcel del condado de Webb. Pero ambos fueron arrestados por publicar información que funcionarios del gobierno querían ocultar.

Assange y Villarreal sostienen que criminalizar tal conducta viola la Primera Enmienda. En ambos casos, el fondo de esa reclamación ha quedado oscurecido por la constitucionalmente irrelevante cuestión de quién califica como periodista «real».

Assange, ciudadano australiano, es lucha extradición a los Estados Unidos basada en una acusación federal que lo acusa de violar la Ley de espionaje obteniendo y publicando documentos clasificados que la ex analista de inteligencia del ejército estadounidense Chelsea Manning filtró en 2010. Ya ha pasado tanto tiempo tras las rejas como los fiscales federales dicen que probablemente serviría si es condenado.

presidente joe biden dice está «considerando» la petición del gobierno australiano de retirar el caso contra Assange. Pero apaciguar a un aliado de Estados Unidos no es la única razón para reconsiderar este procesamiento, que plantea un grave amenaza a la libertad de prensa al tratar las prácticas periodísticas comunes como delitos.

Todos menos uno de los 17 cargos contra Assange están relacionados con la obtención o divulgación de «información de defensa nacional», lo que se castiga con hasta 10 años de prisión. Sin embargo, todas las organizaciones de noticias que publicaron historias basadas en los cables confidenciales del Departamento de Estado y los archivos militares que Manning filtró son culpables de los mismos crímenes.

En términos más generales, obtener y publicar información clasificada es el pan de cada día de los periodistas que cubren la seguridad nacional. John Demers, entonces jefe de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia, reconoció implícitamente esa realidad en 2019, cuando seguro Los periodistas no deben preocuparse por el precedente que sienta este caso porque Assange «no es un periodista».

El Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos adoptó una vista igualmente tenue de Villarreal en enero, cuando despedido su demanda contra los fiscales y policías de Laredo que diseñaron su 2017 arrestar. Afirmaron que había violado Sección 39.06(c) del Código Penal de Texas, una oscura ley que tipifica como delito solicitar u obtener información no pública de un funcionario del gobierno con «la intención de obtener un beneficio».

Los policías dijeron que Villarreal cometió ese crimen al pedirle a la oficial de policía de Laredo, Barbara Goodman, que confirmara información sobre un suicidio público y un accidente automovilístico fatal. Según lo interpreta el Departamento de Policía de Laredo, la Sección 39.06(c) es incluso más amplia que la Ley de Espionaje, convirtiendo en delincuente a cualquier reportero que busque información que se considere exenta de divulgación según la Ley. Ley de información pública de Texas.

Deslizándose sobre las alarmantes implicaciones de convertir en delito que los periodistas hacer preguntas, el Quinto Circuito desestimó la idea de que Villarreal sea «un mártir por el bien del periodismo». El opinión mayoritaria por la jueza Edith Jones rezuma desprecio por Villarreal, una periodista independiente y sin credenciales que publica sus informes sin filtrar en Facebook en lugar de publicar historias examinadas y editadas en un medio de comunicación «convencional y legítimo».

Aparentemente ajeno a lo que implican las noticias cotidianas en todo el país, Jones culpó a Villarreal por confiar en una «fuente secundaria» y por «capitalizarse».[ing] sobre las tragedias de otros para impulsar su reputación y su carrera». Pero al igual que el juicio de que Assange «no es un periodista», tales críticas son fundamentalmente malinterpreta libertad de prensa, que aplica a cualquiera que se dedique a la comunicación de masas.

La decisión del Quinto Circuito provocó cuatro disidentes escritos por siete jueces o a los que se sumaron siete jueces, y no es difícil ver por qué. «Si la Primera Enmienda significa algo», dijo el juez James C. Ho escribió«seguramente significa que los ciudadanos tienen derecho a cuestionar o criticar a los funcionarios públicos sin temor a ser encarcelados».

en un petición presentó en nombre de Villarreal la semana pasada, la Fundación para los Derechos y la Expresión Individuales insta la Corte Suprema de Estados Unidos para reivindicar ese derecho. «Villarreal fue a la cárcel por periodismo básico», señala. «Cualquiera que sea la opinión que uno pueda tener sobre la ética periodística de Villarreal, no tiene importancia constitucional».

© Copyright 2024 por Creators Syndicate Inc.