Nuevos Bomberos Scaled.jpg

El Consorcio de Bomberos del Levante Almeriense ha visto reforzada su plantilla con 22 nuevos integrantes. El municipio de Mojácar acogió la toma de posesión de los bomberos que se incorporan a la prestación de este servicio en el Levante Almeriense, Almanzora, Los Vélez y el municipio más extenso de la provincia: Níjar.

En el acto participaron el presidente de la Diputación Provincial, Javier A. García, así como el alcalde anfitrión, Francisco García; la presidenta del Consorcio, Rosa María Cano, y el jefe del Parque de Bomberos, Francisco Flores. Además, a este emotivo acto asistieron los familiares de los nuevos socios, sus compañeros de Consorcio, alcaldes y concejales de la región, así como los diputados provinciales Antonio J. Rodríguez y Ana Lourdes Ramírez, al igual que el delegado de Sanidad, Juan de la Cruz Belmonte. .

El presidente del Consejo Provincial se mostró emocionado de participar en la juramentación: “Este acto me llena de orgullo porque me conmueve ver a 22 luchadores cumplir sus sueños y poder compartir esto hoy aquí con sus familias…. Pero hoy es sobre todo un día importante para la provincia y las comarcas de Levante, Almanzora y Los Vélez donde desarrollaréis vuestra labor porque van a ver reforzado un servicio tan básico como importante para la seguridad y el bienestar. ser del pueblo de Almería.”

Además, Javier A. García ha recordado que “las tres comarcas en las que vais a trabajar han pasado de tener un equipo de 17 bomberos en 2017 a contar con 68 profesionales que, a partir de hoy, velarán por la seguridad de nuestros vecinos. Estoy seguro de que vosotros, los 68 bomberos del Consorcio de Levante, trabajaréis juntos como familia y seguiremos haciendo de este consorcio un referente para la provincia de Almería. Para la Diputación es prioritaria nuestra implicación con el Servicio de Extinción de Incendios de los 103 municipios”.

También garantizó que “vais a iniciar una nueva etapa con un gran proyecto por delante, la apertura de una estación en Níjar con la que la Diputación acercará aún más este servicio al municipio más extenso de la provincia”. Además, concluyó garantizando que “la Diputación de Almería es la única en toda Andalucía que no cobra a los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes por prestar este servicio y que, además, garantiza la prestación de este servicio en las 103 municipios de la provincia de Almería.

El alcalde de Mojácar, Francisco García Cerdá, expresó su orgullo por Mojácar por ser el municipio anfitrión de un acontecimiento tan importante para la provincia y dio la bienvenida a autoridades, bomberos y familiares.

Tras jurar a los 22 socios en sus nuevos cargos, el presidente del Consorcio destacó la gran labor que realizan para dar respuesta a 180.000 habitantes y en verano a más de 350.000. Rosa María Cano se dirigió a estos nuevos integrantes de la gran familia de Bomberos de Levante: “El esfuerzo ha valido la pena. Después de tres meses has adquirido la experiencia y el conocimiento para afrontar situaciones difíciles. Tengo que pedirles que no sean buenos bomberos, sino los mejores. Para ello es fundamental que te capacites continuamente a lo largo de tu nueva carrera”.

Asimismo, el Jefe de Estación, Francisco Flores, destacó la importancia del trabajo que realiza cada día un Consorcio que con esta incorporación ya cuenta con 68 socios. “Durante los últimos tres meses, estos nuevos bomberos han completado una rigurosa capacitación en el trabajo. Han demostrado dedicación, valentía y compromiso con su deber. Hoy, por fin, ha llegado el día que tanto estaban esperando: el día en el que asumen oficialmente sus responsabilidades como parte de nuestra familia. Quiero destacar el esfuerzo económico que ha realizado nuestro Consorcio para facilitarles esta formación. No sólo hemos invertido en su formación, sino que también hemos respaldado su éxito continuo”.

Además, garantizó que “ser bombero no es sólo un trabajo, es realizar una labor social desinteresada, llena del mayor empuje, con lo mejor que tiene un ser humano para hacer las cosas y además con profesionalismo. Repito, un bombero no es un trabajo, es una vocación. No se puede hacer un trabajo como el nuestro si no se tiene el coraje y la convicción de intentar siempre garantizar el bienestar colectivo de nuestros ciudadanos, aunque muchas veces tengamos que arriesgar la vida para hacerlo”.