014b04fe0dc7cb2c0e743e22d3a4.jpg

El innovador proyecto de Ali Karakus tiene como objetivo retardar el envejecimiento de las células cerebrales y faciales, lo que lleva a la fundación de un instituto privado de tecnología profunda en Estambul

ESTAMBUL, TURQUÍA / ACCESSWIRE / 25 de mayo de 2024 / En un proyecto de investigación innovador, el investigador turco de neurociencia Ali Karakus está investigando cómo el entrelazamiento cuántico podría revolucionar nuestra comprensión del envejecimiento. Este fenómeno, en el que las partículas se interconectan tanto que el estado de una influye instantáneamente en el estado de otra independientemente de la distancia, se está explorando ahora como una posible clave para descubrir los secretos del envejecimiento celular.

Ali Karakus, investigador de neurociencia y cuántica
Un nuevo enfoque del entrelazamiento cuántico para reducir el envejecimiento celular

Este estudio explora el potencial del entrelazamiento cuántico para reducir el envejecimiento celular mediante la utilización de las propiedades únicas de la dilatación del tiempo experimentadas en el espacio. Al entrelazar células humanas con sus homólogos en un entorno de laboratorio controlado y enviar las células entrelazadas al espacio, la investigación pretende transferir los efectos del envejecimiento más lento a las células terrestres. Este artículo describe el marco teórico, la metodología, los resultados esperados, los desafíos potenciales y las consideraciones éticas de esta investigación pionera.

Un enfoque radical del envejecimiento

Karakus y su equipo pretenden ralentizar significativamente o incluso revertir el proceso de envejecimiento de las células humanas. El ambicioso proyecto consiste en entrelazar células cerebrales y faciales humanas con sus homólogas en un entorno de laboratorio controlado. Estas células entrelazadas luego se envían al espacio para explotar los efectos del envejecimiento retardado causados ​​por la dilatación del tiempo, un concepto de la teoría de la relatividad de Einstein, que establece que el tiempo pasa más lentamente para los objetos que se mueven a altas velocidades o en fuertes campos gravitacionales.

La hipótesis es que el envejecimiento lento de las células espacialmente podría transferirse a sus parejas entrelazadas en la Tierra, reduciendo efectivamente el proceso de envejecimiento en las células que quedan en la Tierra.

Metodología y planes futuros

La metodología, aunque sencilla, es muy innovadora. Inicialmente, las células faciales y del cerebro humano se recolectan mediante técnicas mínimamente invasivas. Luego, estas células se entrelazan con células en un tubo de laboratorio utilizando tecnologías cuánticas avanzadas. Los métodos de verificación, como las pruebas de desigualdad de Bell, garantizan que las células estén realmente entrelazadas.

El siguiente paso implica la colaboración con agencias espaciales como la NASA y la ESA para enviar las células entrelazadas al espacio. Estas células se monitorean continuamente mientras se observa el proceso de envejecimiento de las células tanto espaciales como terrestres. Se recopilan datos sobre marcadores de senescencia celular, patrones de metilación del ADN y longitud de los telómeros.

En un guiño humorístico a la película “El curioso caso de Benjamin Button”, Karakus especula sobre el potencial futuro de lograr viajes más rápidos que la luz, alcanzando velocidades de partículas taquiónicas. Aunque esto permanece en el ámbito de la ciencia ficción, estas ideas inspiran pensamiento creativo sobre tecnologías futuras.

Desafíos y consideraciones éticas

El proyecto no está exento de desafíos. Mantener el entrelazamiento a largas distancias y garantizar la viabilidad celular en el duro entorno del espacio son obstáculos técnicos importantes. Además, son primordiales las consideraciones éticas, como obtener el consentimiento informado de los donantes de células y aplicar estrictas medidas de bioseguridad.

Reconocimientos y Gratitud

Ali Karakus extiende su más profundo agradecimiento a su socio y compañero más cercano, Semih Hakyemez, cuyo aliento durante los últimos 15 años ha sido fundamental en su viaje de investigación. También agradece a su esposa Sevde Karakus y a su hijo Hüseyin Murat Karakus por su inquebrantable apoyo y motivación.

Mirando hacia el futuro

Karakus y su equipo están entusiasmados con el potencial de realizar estudios sobre la Drosophila melanogaster, que tiene un ADN muy similar al ADN humano. Planean validar su hipótesis mediante una simulación cuántica en 2026.

Conclusión

Este proyecto explora la frontera de la biología cuántica aplicando el entrelazamiento cuántico y los efectos relativistas al envejecimiento celular. Si tiene éxito, podría allanar el camino para avances innovadores en terapias relacionadas con la edad y mejorar nuestra comprensión de los efectos cuánticos en los sistemas biológicos.

Mientras nos encontramos al borde de lo que podría ser un salto cuántico en la investigación antienvejecimiento, las posibilidades son tan vastas y apasionantes como el universo mismo.

Información del contacto

Ali Karakus
Presidente
ali@dopinghafiza.com

Archivos relacionados

a3270e62-da54-4f72-a792-c0e9f31f69e4
df24f29e-f5e3-4bad-acc4-ea63b62a8787

FUENTE: Ali Karakus, investigador en neurociencia e investigación cuántica

.

Ver el original presione soltar en newswire.com.