Soft Robotics.jpg

Si bien los robots con un toque humano todavía no son algo común, poco a poco están apareciendo en público. Durante años, recrear la sensación de suavidad del tacto de una persona siguió siendo el máximo desafío tecnológico para los científicos de robots humanoides. Las innovaciones recientes abordan eficazmente estas limitaciones y vislumbran un futuro en el que los robots podrán interactuar con los humanos de formas más avanzadas.

Los robots humanoides están lejos de ser perfectos

Los robots han sido durante mucho tiempo sinónimo de precisión mecánica fría: máquinas sin alma que realizan una serie de tareas predefinidas. La incorporación de características similares a las humanas, como gestos y procesamiento del lenguaje natural, ha revolucionado la forma en que los humanos interactúan con los robots.

Los investigadores ahora están superando los límites de la robótica para desarrollar máquinas que puedan conectarse mejor con los humanos a través del tacto suave. En comparación con otras formas de comunicación no verbal, El tacto transmite principalmente emociones. y puede provocar una amplia gama de respuestas e incluso experiencias. Este desarrollo abre una nueva era de interacción impulsada por la inteligencia emocional.

La capacidad de replicar los matices del tacto también amplía la gama de tareas que pueden realizar los robots humanoides actuales. Varias empresas han desarrollado innovaciones robóticas con una gama cada vez más amplia de aplicaciones.


Leer más: 4 robots que parecen humanos


1. El robot blando de Toyota

Con dos brazos alargados y un torso ancho equipado con materiales flexibles y sensores táctiles, Punyo muestra habilidades avanzadas de manipulación de objetos que pueden ayudar a las personas con las tareas cotidianas. El equipo del Instituto de Investigación Toyota se propuso mejorar la manipulación de todo el cuerpo en humanoides manteniendo el equilibrio.

«Punyo» se traduce como lindo pero resistente: un nombre apropiado para un robot suave, duradero, interactivo y capaz. El robot presenta extremidades suaves con sensores internos que le permiten adaptarse a los objetos que manipula.

Sus patas constan de una única burbuja de látex de alta fricción y una cámara de alta precisión que mide las deformidades del patrón para asignar la cantidad correcta de fuerza según el objeto. Por lo tanto, un objeto blando como una pelota de playa requerirá una presión diferente para sostener el objeto, en comparación con una superficie endurecida con una caja de madera. Punyo puede sentir las variaciones y aplicar la cantidad adecuada de fuerza de agarre.

2. Bots abrazadores controlados

Los robots hápticamente inteligentes del Instituto Max Planck de Sistemas Inteligentes están llevando el tacto suave en las interacciones entre humanos y robots a nuevas alturas con la capacidad de brindar abrazos cálidos y afectuosos.

Vestido con una sudadera gris y una falda larga de color morado, HuggieBot 2.0 pide cortésmente abrazos a sus homólogos humanos. Si es obligado, el robot se prepara para un suave abrazo inflando su pecho y brazos según el tamaño de la persona. Los sensores adjuntos en los brazos garantizan que la presión sea la adecuada para lograr un abrazo cálido y fuerte. HuggieBot también puede detectar si la persona le devuelve el abrazo, haciendo la experiencia más realista.

Las máquinas capaces de sentir y tocar suavemente a sus homólogos humanos podrían tener una amplia gama de aplicaciones, incluida la fisioterapia, la ayuda al entrenamiento y la rehabilitación.

3. Interfaz de renderizado de suavidad (SORI)

Investigadores de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) en Suiza han hecho grandes avances en la simulación de sensaciones de suavidad para diversas aplicaciones robóticas, incluidas cirugía y exploraciones en aguas profundas.

SORI es el resultado de una extensa investigación para mejorar la percepción táctil de la suavidad en los robots. Los robots tienen articulaciones de origami impulsadas por motor que pueden ajustar automáticamente su flexibilidad o rigidez en función de lo que están agarrando.

Una membrana de silicona cubre las juntas y se expande a medida que pasa el aire, lo que permite a SORI recrear la suavidad de varias superficies. La elección del material es crucial, ya que el caucho de silicona es conocido por su resistencia al rebote — la capacidad de volver a su forma original después de la compresión.

4. Los robots blandos pueden sentir cosas sin sensores

Los robots humanoides suelen requerir numerosos sensores para interactuar con su entorno de forma eficaz. Los ingenieros de AMOLF Soft Robotic Matter Group han desarrollado actuadores blandos que pueden sentir cosas sin necesidad de sensores incorporados. En cambio, el Los investigadores midieron la presión del aire interna. necesario para mover los dedos del robot al manipular diferentes objetos.

Esto permite al robot agarrar objetos con la cantidad justa de fuerza, ya sea un tomate demasiado maduro o una fruta firme todavía adherida al árbol. En la agricultura, estos dedos robóticos blandos pueden mejorar los flujos de trabajo y acortar los tiempos de cosecha.

El futuro poblado por robots humanoides de tacto suave

El campo de la robótica humanoide está avanzando rápidamente, gracias en parte a los avances en diversas tecnologías de tacto suave. Estas capacidades están ampliando el alcance de los casos de uso de la robótica y mejorando las interacciones para transmitir más matices emocionales. Si bien persisten los desafíos, las aplicaciones potenciales son enormes, lo que abre la puerta a una adopción más generalizada en diversas industrias y remodela la forma en que los humanos y los robots trabajan juntos en entornos dinámicos.


Leer más: Los humanos y nuestro alarmante miedo a los robots


Fuentes del artículo

Nuestros escritores en Descubrirmagazine.com utilizamos estudios revisados ​​por pares y fuentes de alta calidad para nuestros artículos, y nuestros editores revisan la precisión científica y los estándares editoriales. Revise las fuentes utilizadas a continuación para este artículo: