Mia Gave Birth.jpeg

Imagínese una perra joven y aterrorizada que sólo ha conocido una vida de abandono y con poco refugio contra el frío y la lluvia, a punto de dar a luz a una camada de cachorros. Ella es una futura madre que lucha con resiliencia día tras día, sin estar segura de lo que le deparará el futuro.

Esa era Mia, una husky siberiana de dos años, no hace mucho. Mia, restringida como un perro que sólo puede salir al aire libre y tiene muy poca protección contra las inclemencias del tiempo, había enfrentado dificultades inimaginables durante toda su vida. Afortunadamente, un grupo de rescate se enteró de Mia y entró en acción lo más rápido que pudo.

Pero antes de que pudieran alcanzarla, Mia había dado a luz a seis cachorros y su rescate pasó de ser una misión para uno a una misión para una familia. Para empeorar aún más las circunstancias, Mia también sufría de mastitis, una rotura de glándula mamaria y problemas gastrointestinales, signos de los años de dificultades que Mia había soportado.

Con la ayuda del programa Second Chance Grant de American Humane y gracias a los valientes esfuerzos del grupo de rescate local, Mia y sus cachorros recibieron la atención urgente y crítica que necesitaban.

Fueron transportados a un centro de rescate en Nueva Jersey, donde recibieron atención veterinaria inmediata y rápidamente fueron acogidos por una cariñosa familia adoptiva, antes de encontrar con éxito sus hogares definitivos. Mia demostró una fuerza y ​​una resistencia notables y, contra todo pronóstico, ella y sus seis cachorros sobrevivieron.

En American Humane, nos mantenemos firmes en nuestra creencia de que todos los animales merecen compasión y un trato humano. Animales como Mia, que a pesar de sufrir una crueldad inimaginable, pueden encontrar compasión y amor en una segunda oportunidad en la vida.

Gracias a la amabilidad y generosidad de los donantes que hacen posible este trabajo que salva vidas, Mia y sus cachorros ahora están prosperando. De forma lenta pero segura, las nubes que se cernían sobre la vida de Mia se han disipado, dando paso a un futuro brillante y lleno de esperanza.