Diaz In Brussels.jpg

Mientras el tiempo corre para la formación de gobierno, John Boyce evalúa los desafíos que enfrenta el presidente Sánchez para renovar su coalición progresista multipartidista por otros cuatro años.

En las elecciones generales españolas de julio, las predicciones generalizadas de una mayoría general para los partidos de derecha finalmente no se materializaron. Un desempeño más fuerte de lo esperado de la izquierda produjo otro parlamento sin mayoría, y ahora plantea la perspectiva de un camino largo y difícil hacia la formación de gobierno, con un regreso a las urnas en enero como una clara posibilidad.

Según las convenciones de la monarquía parlamentaria española, el rey Felipe VI ha invitado al derechista Partido Popular (PP) a intentar formar gobierno. Aunque el PP es el partido más grande en el parlamento, incluso en coalición con su aliado de extrema derecha Vox, le faltan cuatro escaños de los 176 necesarios para lograr una mayoría parlamentaria.

Érase una vez, los partidos separatistas regionales catalán y vasco, que habitualmente tienen la llave de las mayorías parlamentarias en estos días, estaban felices de cerrar acuerdos con el PP, pero después de la crisis de independencia catalana de 2017 y el ascenso de Vox, esos acuerdos ahora son impensables. .

Ha creado una especie de enigma para el centro derecha. Vox es ahora esencial para las ambiciones de gobierno del PP, pero les deja sin amigos en las regiones. Dada esta realidad, el intento del líder del PP, Alberto Feijoo, de formar gobierno en las próximas semanas constituirá poco más que un ritual performativo para ganar tiempo y apuntalar su liderazgo.

Mientras Feijoo sigue las mociones, en el período previo a su casi seguramente fallida investidura el 27 de septiembre, el partido socialista está trabajando silenciosamente para armar la única alternativa viable a unas segundas elecciones generales, otra coalición progresista, peyorativamente apodada Frankenstein 2.0.

El actual gobierno provisional de España está compuesto por el Partido Socialista de centro izquierda (PSOE) y sus socios menores de izquierda radical, Podemos. Juntos formaron el núcleo de la anterior administración minoritaria, a veinte escaños menos que la mayoría.

Con frecuencia dependían de hasta seis partidos más pequeños, incluidos los separatistas catalanes y vascos, para aprobar leyes. La llamada “coalición Frankenstein” fue el resultado de un panorama político cada vez más fragmentado, en el que las mayorías de partido único son cosa del pasado.

Matemáticamente la administración más débil desde el regreso de España a la democracia, la clave de su longevidad fue el miedo de los separatistas a la alternativa; una coalición entre PP y Vox.

Las negociaciones para renovar esta coalición progresista serán incluso más complicadas que en 2019, y requerirán que el PSOE llegue a un acuerdo con otras seis entidades políticas, la izquierda radical Sumar, el PNV y EH Bildu (ambos separatistas vascos), dos partidos separatistas catalanes. (Junts per Catalunya y ERC), así como los diminutos nacionalistas gallegos del BNG.

Cada partido tiene sus propias demandas particulares y todos están armados con el conocimiento de que son indispensables para la formación de un nuevo gobierno.

Sumar

En 2019, el desacuerdo entre el PSOE y sus socios de coalición de izquierda, Podemos, sobre la creación de la primera coalición formal en España desde la década de 1930 condujo a una segunda elección. Ahora que se ha cruzado el Rubicón de la coalición, esta vez el acuerdo político debería ser más sencillo.

A raíz de los desastrosos resultados de las recientes elecciones locales para Podemos, una confederación de varios grupos de izquierda radical, su ministra más popular, Yolanda Díaz, creó una nueva plataforma de unidad, Sumar, que abarca a Podemos y una gama más amplia de grupos de izquierda y regionales.

Díaz tiene una mejor relación de trabajo con el primer ministro Sánchez que el anterior líder de Podemos, Pablo Iglesias, y aunque el actual ministro interino de Trabajo tiene reputación de ser un negociador duro, forjar un acuerdo con Sumar será una de las hercúleas tareas de negociación más fáciles. que Sánchez afronta en las próximas semanas.

Para Díaz, la tarea será aún más fácil al haber excluido de la lista de candidatos antes de las elecciones a las dos figuras más controvertidas de Podemos, la ministra de Igualdad, Erene Montero, y el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique.

Partido Nacionalista Vasco (PNV)

Aunque es un partido de centro derecha en economía, el PNV formó parte de la llamada coalición de investidura allá por 2019, y sus siete escaños en el parlamento nacional resultaron cruciales para la elección de Pedro Sánchez como primer ministro.

El partido se ha aliado muy estrechamente con el gobierno socialista minoritario durante los últimos cuatro años, convirtiéndose en uno de los aliados más confiables de la administración a la hora de aprobar leyes. En feroz competencia con su rival nacionalista de izquierda, Bildu, el PNV ha estado ansioso por demostrar que puede cumplir a nivel nacional y lograr una mayor autonomía para la región vasca.

Su demanda clave esta vez será la transferencia de competencias de seguridad social al parlamento vasco delegado. Tras sufrir un revés electoral en las elecciones generales de julio, el partido estará ansioso por llegar a un acuerdo y evitar volver a las urnas.

EH Bildu

Menos de 15 años después de que los militantes separatistas vascos ETA anunciaran una “cesión incondicional y definitiva de su actividad armada”, EH Bildu, una coalición de grupos de izquierda vinculados a los antiguos paramilitares, finalmente eclipsó al PNV, hasta ahora la fuerza secesionista dominante en el país. más de cien años.

Aunque formalmente no forman parte de la coalición de investidura de Sánchez (se requirió su abstención en lugar de un voto a favor), también han sido aliados confiables del PSOE, generando en ocasiones considerable malestar en el ala derecha del partido socialista. Incluso antes de las elecciones, Bildu se había comprometido a apoyar a los socialistas en caso de que las cifras aumentaran, una intención que el partido confirmó rápidamente después de la votación.

Ideológicamente más compatible que el PNV y con un odio intenso hacia Vox, llegar a un acuerdo con Bildu será la menor de las tareas de Sánchez en su intento de tejer Frankenstein 2.0.

El BNG

El bloque nacionalista gallego es un pequeño grupo político de izquierda de la comunidad autónoma del noroeste de Galicia, dominado durante mucho tiempo por el PP, que recientemente obtuvo una cuarta mayoría absoluta consecutiva en el parlamento regional de ese lugar.

El BNG obtuvo su primer y hasta ahora único escaño en el parlamento nacional en 2019, y lo mantuvo en las elecciones de julio con un aumento sustancial de votos. El partido aboga por la independencia de Galicia de España de la misma manera que lo hacen sus hermanos nacionalistas más conocidos en el País Vasco y Cataluña.

El partido ha sido un partidario inquebrantable del Partido Socialista y, a cambio de concesiones específicas para su región, probablemente seguirá siéndolo en caso de un nuevo gobierno de coalición.

El CEI

Cuando se trata de los separatistas catalanes, la labor de Sánchez se vuelve considerablemente más desafiante. Los republicanos de izquierda sufrieron un enorme revés en las elecciones de julio, perdiendo casi la mitad de sus escaños, ya que los votantes de izquierda optaron por el llamado “voto útil”, eligiendo al partido socialista frente a ERC para bloquear un potencial PP. /Vox mayoría.

ERC tendrá cuidado de acercarse demasiado a los socialistas esta vez, pero probablemente se subirá al tren progresista para evitar unas segundas elecciones, y si se cumplen algunas demandas específicas.

Estos incluyen una mayor inversión en los servicios de trenes regionales y un reequilibrio de lo que consideran un acuerdo presupuestario injusto entre Cataluña y el resto de España.

Junts per Catalunya

Con diferencia, la tarea de negociación más onerosa para Sánchez será conseguir los siete votos de los separatistas de derecha más duros de Junts per Catalunya. El partido no formaba parte de la coalición anterior y no ha llegado a ningún acuerdo con los socialistas en los últimos cuatro años de gobierno.

La situación se complica aún más por la posición del exlíder del partido y expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, que sigue exiliado en Bélgica tras huir tras el fallido referéndum de independencia de 2017.

La reciente pérdida de inmunidad que inicialmente le confirió la UE como eurodiputado llevó a la justicia española a solicitar su extradición a España para enfrentar cargos relacionados con la votación de 1217.

Junts ya ha exigido una amnistía para Puigdemont y un referéndum de independencia legalmente vinculante mientras dure el próximo parlamento como precio por su apoyo. Para Sánchez lo primero es difícil pero factible, lo segundo simplemente imposible.

Sin embargo, el Partido Socialista sigue siendo optimista en cuanto a que estas demandas tienen un punto de partida negociable y que, cuando llegue el momento, Junts facilitará a regañadientes la investidura de Sánchez en lugar de correr el riesgo de ser culpado de darle al PP y al vilipendiado partido Vox otro bocado en la cereza electoral.

HAGA CLIC AQUÍ PARA MÁS NOTICIAS EN ESPAÑOL

John Boyce

 

El cargo ¿“Frankenstein” 2.0 o nuevas elecciones? apareció primero en Metropolitano de Madrid.