Reason Green Scaled.jpg

Ante una tormenta de críticas (y demandas), el gobernador de Hawái, Josh Green, está revirtiendo partes sustanciales de su suspensión de emergencia de las normas de construcción de viviendas.

La proclamación revisada, emitida el viernes, restablece las revisiones ambientales, las leyes de preservación histórica y las regulaciones de zonificación estatales que habían sido suspendidas por el gobernador en julio. Honolulú ritmo civil informes.

«Mi intención, mucho antes de la proclamación de emergencia, siempre ha sido encontrar un camino para construir viviendas y honrar nuestras tradiciones de protección y cultura ambiental», dijo el gobernador demócrata. ritmo civil. «Nunca tuve la intención de hacer nada más que construir las viviendas que necesitamos».

Las secciones estatales del Sierra Club y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, así como los grupos culturales nativos hawaianos, demandado el gobernador y miembros de su administración a principios de este mes. Describieron su reemplazo de las reglas de preservación histórica y ambiental, que desempeñan un papel en la preservación de los sitios de entierro de los nativos hawaianos, con un proceso más simplificado como un intento de «genocidio» y «dictadura».

Además de restaurar esas leyes, Green está reorganizando un controvertido Grupo de Trabajo Más Allá de las Barreras. Creó el grupo para determinar si los proyectos individuales de vivienda e infraestructura deberían obtener alivio de una variedad de regulaciones adicionales, incluidas leyes de zonificación locales, tarifas de impacto e impuestos.

Nani Medeiros, presidenta del grupo de trabajo, anunció que dimitiría a principios de este mes, citando los comentarios negativos que ella y su familia habían recibido de opositores a la orden del gobernador.

La junta reorganizada estará dirigida por un triunvirato de funcionarios estatales de vivienda.

«No soporto la crisis inmobiliaria en la que estamos y hemos estado durante décadas. Nuestros procesos regulatorios se consideran algunos de los peores del país». dicho Medeiros en una declaración obtenida por ritmo civil. «Me han amenazado a mí, a mis seres queridos que ni siquiera trabajan para el gobierno, e incluso a niños. Amo a mi familia y, por el bien de su salud y seguridad, no me ha quedado más remedio que dimitir. desde mi posición.»

El gobernador también excluye de la nueva proclamación a Lahaina, la comunidad de Maui destruida por los incendios forestales de julio.

La nueva orden del gobernador todavía permite a las autoridades renunciar a las regulaciones de desarrollo local, las tarifas de impacto y los acuerdos de negociación colectiva. (Esto último se suspendería mientras se contratan revisores de permisos externos).

Sin embargo, los cambios suponen un retroceso importante con respecto a la amplia disposición de la orden anterior de Green.

El gobernador ha justificado la revocación diciendo que no «cree que la guerra por el proceso vaya a ayudar a nadie». Sin embargo, la premisa de su proclamación original era que el proceso de aprobación de nuevos desarrollos en Hawaii era la razón principal de las bajas tasas de construcción y los costos de vivienda más altos del país.

El preámbulo de su última proclama todavía dice que «una barrera crítica para el rápido desarrollo de la vivienda es el proceso regulatorio largo, engorroso y anticuado». Señala que más de una docena de estudios estatales y de condado encargados desde 1991 han recomendado una racionalización regulatoria.

Si se quiere avanzar en la escasez de viviendas en Hawái, la guerra por el proceso es inevitable. Y es una guerra que Green probablemente podría ganar, al menos en los tribunales.

El estatuto de emergencia que el gobernador está utilizando para justificar su proclamación de vivienda le otorga autoridad «única» para decidir qué se considera una emergencia. La ley también ordena a los tribunales que interpreten el estatuto a favor del ejercicio de poderes de emergencia por parte del gobernador.

Los tribunales federales rechazaron numerosas impugnaciones legales a las órdenes de emergencia mucho más invasivas del exgobernador durante la COVID-19.

«Hay poco en el estatuto de gestión de emergencias que limite los poderes del gobernador durante un período de emergencia», concluye un informe de 2021 del Grassroot Institute pro mercado.

Es decir, es probable que la proclamación de vivienda de Green resista las demandas ya presentadas en su contra.

En lugar de mantener la línea, Green elige voluntariamente retirarse.

El efecto inmediato de la revocación del gobernador será desactivar las partes de su orden que más probablemente aceleren el desarrollo de viviendas. A largo plazo, está envalentonando a los partidarios del actual y oneroso régimen regulatorio de Hawái.

La proclamación de Green sobre vivienda fue controvertida incluso entre las personas que apoyan su impulso desregulador: incluso si el gobernador estaba tomando las decisiones correctas, todavía estaba invadiendo la esfera de la legislatura.

Al mantener la proclamación de emergencia y al mismo tiempo neutralizar su efecto general, Green no está apaciguando a estos críticos.

«Del mal necesario al peor de ambos mundos: antes la cuestión era si se podía tolerar el abuso de la energía de emergencia para acelerar la construcción de viviendas.» tuiteó Robert Thomas, abogado de la Pacific Legal Foundation. «Ahora, sin embargo, todo esto es… un abuso del poder de emergencia que no acelerará la vivienda».