Palm Tree Infestation.jpg

El picudo rojo vuelve a hacer acto de presencia en Orihuela Costa, donde son varias las urbanizaciones que han visto la aparición del temido insecto destructor de palmeras.

Los expertos afirman que la plaga del picudo rojo se debe a la falta de poda y conservación de muchas de las 7.000 palmeras de la zona costera de Orihuela, tras más de dos años desde la última vez que recibieron algún tipo de mantenimiento.

El escarabajo salta de árbol en árbol en las calles y en las parcelas privadas de numerosas villas y zonas residenciales de Orihuela Costa.

Es un problema que ha puesto en alerta a los vecinos, ya hartos de la falta de mantenimiento de las zonas verdes de Orihuela Costa, un contrato caducado hace siete años y que actualmente gestiona una contratista sin apenas personal y con múltiples deficiencias.

Los vecinos de algunas urbanizaciones, principalmente en Cabo Roig donde el problema de la falta de poda y el picudo es más acusado, han recogido firmas para entregarlas al Ayuntamiento, exigiendo que se actúe urgentemente para retirar las palmeras que cuelgan secas de las palmeras. . en las calles, después de dos años sin podar, e implementar un tratamiento para frenar la propagación de la plaga del picudo.

Los vecinos afirman que se trata de un “estado calamitoso” en todo el palmeral de Orihuela Costa, acusando al Ayuntamiento de Orihuela de falta de responsabilidad por permitir que el problema se extendiera. «Aunque el ayuntamiento se jacta de tener un maravilloso palmeral en el centro de la ciudad, ha abandonado completamente las palmeras en la costa, dejándolas morir», afirmó un habitante de la zona.

Mientras tanto, la Asociación de Vecinos de Cabo Roig y Lomas de Orihuela Costa, la mayor entidad de vecinos de la costa de Orihuela, ha presentado una carta al Consistorio dirigida al concejal de la Costa, Manuel Mestre (Vox), en la que explica los problemas que sufren los vecinos por el “lamentable estado” de las palmeras, “con calles llenas de frutos, por la falta de poda, que intransitable las aceras y obliga a caminar por la calzada, así como los numerosos abandonos jardines”.

La misma denuncia fue presentada por los vecinos el 16 de octubre del año pasado, sin que el ayuntamiento haya tomado ninguna medida hasta el momento, por lo que de momento nadie guarda demasiadas esperanzas.