Migratory Birds.jpg

Un grupo de acción climática está construyendo tres torres de biodiversidad para albergar alrededor de 600 nuevos ‘hogares’ para aves migratorias protegidas como vencejos, golondrinas y aviones comunes que anteriormente anidaban en el demolido hotel Lagomar en San Javier.

Estas tres torres nido darán una solución a las aves, que podrán construir sus nidos muy cerca del lugar donde anteriormente se encontraba el edificio.

Así, la población de vencejos pálidos (‘Apus pallidus’), que anidaban en la estructura del hotel, podrá anidar en estas estructuras. Cada torre de madera tiene una capacidad aproximada para 200 cajas nido y está situada a una altura de entre tres y cinco metros. “Estas torres proporcionarán un lugar de nidificación y contribuirán a evitar posibles problemas con estas aves migratorias si construyen sus nidos en edificios cercanos”, según la secretaria autonómica de Sostenibilidad y Acción por el Clima, María Cruz Ferreira.

Ferreira explicó que son aves muy sociables que se reproducen en colonias que van desde unas pocas parejas hasta varios miles, por lo que “la pérdida de sus lugares de nidificación es una amenaza”.

La opción de los nidos artificiales se considera el método más seguro para esta especie de ave migratoria protegida, cuya principal amenaza es la pérdida de sus lugares de nidificación”, afirmó el secretario regional.

Aunque originalmente nidificaban en zonas rocosas, encontraron un hábitat adecuado para establecer sus nidos y colonias en edificaciones rurales y urbanas. Sin embargo, en ocasiones, la demolición y destrucción de cavidades, las dificultades que presentan nuevas construcciones más suaves, el compromiso de estas aves con los lugares elegidos y las obras durante la época reproductiva representan un desafío para su cría, provocando la destrucción de colonias enteras.

Este proyecto está incluido en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, que está financiado en un 80% con fondos Feder de la UE y en un 20% con fondos propios de la Comunidad.