F867b72a F6e1 4a17 Bc41 72e0c213df14 16 9 Discover Aspect Ratio Default 0.jpg

«Siguiente parada, referéndum«. Gabriel Rufián resumió el pasado jueves en tres palabras cuál es el siguiente objetivo de ERC, y también de Junts, tras conseguir la amnistía del ‘procés’. El consenso en este punto es total. No obstante, son conscientes de que este asunto no está ahora mismo encima de ninguna mesa de negociación a corto o medio plazo. A la larga, insisten, se hará realidad. «Nos dicen que nunca habrá independencia, y hoy tenemos más claro que nunca que es de ustedes de quien menos depende, depende del pueblo de Catalunya», aseveró la portavoz de Junts, Míriam Nogueras. En el mientras tanto, las dos formaciones independentistas han puesto sobre la mesa otras peticiones y varias de ellas acabarán pasando, tarde o temprano, por el Congreso de los Diputados, donde sus catorce votos son indispensables para el presidente Pedro Sánchez. El mismo camino que la amnistía. Pero, por ahora, tanto ERC como Junts frenan su impulso legislativo, a la espera de ver cómo se desencalla la gobernabilidad en Catalunya, ya que si Salvador Illa termina siendo president, cualquier triunfo autonómico en el Congreso sería anotado como un punto socialista.