Algae Bloom Fills Bay Area Waters.jpg

El Clear Lake de California, una joya natural y el lago de agua dulce más grande del estado, ha estado recientemente en el centro de atención por un fenómeno ambiental que es tan visualmente impactante como preocupante.

Las imágenes de satélite han capturado una importante proliferación de algas que ha convertido el lago en un lienzo de remolinos de color verde brillante, visible incluso desde el espacio.

Este suceso ha puesto el tema de la proliferación de algas nocivas (FAN) al frente de las preocupaciones ambientales en el Estado Dorado.

Una amenaza bajo la superficie

(Foto: Justin Sullivan/Getty Images)

El verde vibrante que ahora caracteriza a Clear Lake se debe a las cianobacterias, también conocidas como algas verdiazules.

Estos organismos son una parte natural de los ecosistemas acuáticos, pero su crecimiento excesivo puede dar lugar a FAN, que liberan toxinas nocivas tanto para la salud humana como para la vida silvestre.

Las floraciones son causadas principalmente por un exceso de nutrientes, particularmente fósforo y nitrógeno, que puede verse exacerbado por la escorrentía agrícola, la minería y el tratamiento de aguas residuales.

La susceptibilidad de Clear Lake a la proliferación de algas no es nueva; Durante mucho tiempo ha sido un lago eutrófico con una historia de grandes poblaciones de algas, que posiblemente se remonta al final de la última edad de hielo.

Sin embargo, las actividades humanas recientes han aumentado el aporte de nutrientes al lago, lo que ha provocado floraciones más frecuentes y dañinas.

Se han identificado más de 130 especies de algas en Clear Lake, y tres de ellas pueden causar efectos adversos a la salud humana bajo ciertas condiciones.

Efectos dominó sobre la salud y la ecología

Las implicaciones para la salud de estas floraciones son de gran alcance. Las toxinas producidas por las algas, como la microcistina, pueden causar daños al hígado y los riñones, irritación de la piel y otros problemas de salud en los humanos.

Los animales, incluidas las mascotas y la vida silvestre, corren riesgo de envenenamiento, lo que puede provocar una cascada de efectos dentro de la red alimentaria.

Las consecuencias ecológicas son igualmente alarmantes. El crecimiento excesivo de algas altera el equilibrio de los ecosistemas acuáticos, provocando el agotamiento del oxígeno y la muerte de peces y otras formas de vida marina.

Esto, a su vez, afecta a toda la red alimentaria y puede provocar zonas muertas donde la vida acuática no puede sobrevivir.

Luchando contra la floración

Se están realizando esfuerzos para combatir la propagación de FAN, y las agencias ambientales monitorean de cerca la situación y realizan investigaciones para comprender mejor las causas y efectos de estas floraciones.

Las estrategias que se están considerando incluyen reducir la escorrentía de nutrientes, gestionar la calidad del agua y restaurar los humedales naturales para prevenir futuras ocurrencias.

A medida que California enfrenta esta invasión verde, se hace evidente la necesidad de una respuesta coordinada. Es una batalla no sólo por la salud de las aguas del estado sino también por el bienestar de sus residentes y la preservación de sus diversos ecosistemas.

Lea también: Floración de algas nocivas en EE. UU.: Presupuesto de más de 20 millones de dólares para mitigar los impactos en la salud humana y el ecosistema de los peces

La marea tóxica del sur de California: la creciente amenaza de la proliferación de algas

En el sur de California, la costa se ha convertido en un punto caliente para las algas tóxicas, con brotes episódicos que aparecen en los titulares a medida que los animales marinos llegan a la costa entre Santa Bárbara y San Diego.

Se cree que el rápido crecimiento de algas nocivas a lo largo de partes de la costa sur de California mató a cientos de leones marinos de California y cerca de 60 delfines en las primeras semanas de junio de 2023.

Una ola tóxica que afecta la vida marina

El alga Pseudo-nitzschia provoca la producción de una neurotoxina llamada ácido domoico, que provoca la muerte de animales a medida que la toxina se transfiere a la red alimentaria marina.

Las aves y los mamíferos marinos, como los leones marinos y los delfines, ingieren la toxina cuando comen presas afectadas, lo que provoca síntomas neurológicos y, a menudo, la muerte.

Los pronósticos proporcionados por NOAA CoastWatch y el Sistema de Observación de los Océanos Costeros del Sur de California muestran altas concentraciones de ácido domoico desde el norte del condado de Orange hasta el condado de San Luis Obispo, con concentraciones especialmente altas alrededor de los condados de Santa Bárbara y Ventura.

La toxina puede causar convulsiones, daño cerebral y muerte en la vida marina y también es una preocupación para el consumo humano a través de mariscos contaminados.

Respondiendo a la crisis

Los equipos de varamientos y las agencias ambientales están respondiendo a la crisis, pidiendo al público que informe sobre los leones marinos en peligro y se mantenga alejado de las áreas afectadas.

La Red de varamientos de mamíferos marinos de la costa oeste, coordinada por NOAA Fisheries, participa activamente en la respuesta a los varamientos de mamíferos marinos vivos en los condados de Ventura y Santa Bárbara.

A medida que el sur de California enfrenta esta marea tóxica, la importancia de monitorear y mitigar los efectos de estas floraciones de algas se vuelve cada vez más evidente. Es un tema crítico que requiere atención y acción para proteger la vida marina y las comunidades costeras de la región.

Artículo relacionado: Las floraciones de algas aumentaron en las últimas dos décadas

© 2024 NatureWorldNews.com Todos los derechos reservados. No reproducir sin permiso.