Bangladesh Weather Flood Climate Landslide.jpg

A medida que la temporada de los monzones se afianza en el sur de Asia, Bangladesh se ha visto sumido en un estado de emergencia debido a los catastróficos deslizamientos de tierra causados ​​por las persistentes lluvias torrenciales.

La nación, que ya es vulnerable a los caprichos del cambio climático, se enfrenta a una sombría repetición de la calamidad del año pasado, con un aumento del número de muertos y miles de desplazados.

Campamentos de refugiados rohingya: un panorama de pérdida

(Foto: MAMUN HOSSAIN/AFP vía Getty Images)

En los terrenos montañosos del sureste Bangladesh, los campos de refugiados rohingya han sido los más afectados. El aguacero de la noche a la mañana provocó deslizamientos de tierra que arrasaron los campamentos y se cobraron la vida de ocho refugiados rohingya y un ciudadano de Bangladesh.

Estos campos, que albergan a casi un millón de personas desplazadas de Myanmar, están precariamente ubicados sobre colinas deforestadas, lo que los hace susceptibles a este tipo de desastres. Los refugios improvisados, construidos con bambú y lonas, tenían pocas posibilidades contra el ataque de barro y escombros.

A medida que continúa la lluvia, se avecina la amenaza de nuevos deslizamientos de tierra, lo que provoca evacuaciones urgentes y lucha por la seguridad.

Sylhet: una región sumergida y varada

El distrito de Sylhet, famoso por sus pintorescos jardines de té, se ha transformado en una zona de desastre. Más de 700.000 residentes están varados debido a las inundaciones, y otros 500.000 afectados en el vecino distrito de Sunamganj. Las crecientes aguas han obligado a la gente a abandonar sus hogares y buscar refugio en escuelas que ahora sirven como refugios improvisados.

Los esfuerzos del gobierno para evacuar y brindar ayuda están en pleno apogeo, pero la lluvia incesante plantea un desafío importante para estas operaciones.

La crecida de los ríos, alimentada por el diluvio y agravada por las inundaciones río arriba en la India, amenaza con provocar una repetición de las inundaciones de 2022, que estuvieron entre las peores registradas.

La situación es grave y la oficina meteorológica pronostica más lluvias intensas en los próximos días. Bangladesh, una nación deltaica acunada por los caudalosos ríos Ganges y Brahmaputra, no es ajena a las inundaciones. Sin embargo, la creciente frecuencia e intensidad de estos eventos subrayan las duras realidades del cambio climático y su impacto en las poblaciones más vulnerables.

Lea también: Las inundaciones estacionales han afectado a millones de personas en Bangladesh y la India

¿Cuáles son los esfuerzos de ayuda inmediata?

A raíz de la deslizamientos de tierra recientes en Bangladeshprovocada por las incesantes lluvias monzónicas, se ha movilizado rápidamente un esfuerzo integral de socorro para abordar las necesidades inmediatas de las poblaciones afectadas.

El gobierno, junto con las autoridades locales, ha iniciado evacuaciones masivas, trasladando a más de 17.000 personas a la seguridad de refugios improvisados, muchos de los cuales son escuelas reutilizadas para albergar a los desplazados por el desastre. Las operaciones de rescate están en marcha y los servicios de emergencia trabajan incansablemente para llegar a los atrapados por los deslizamientos de tierra y las inundaciones. Hay equipos médicos sobre el terreno prestando servicios sanitarios esenciales para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por el agua, una consecuencia común de este tipo de inundaciones.

Las organizaciones de ayuda humanitaria, tanto locales como internacionales, están distribuyendo activamente alimentos y agua potable para mitigar el riesgo de hambre y deshidratación.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) está implementando programas de dinero por trabajo destinados a restaurar los medios de vida y reparar la infraestructura agrícola dañada, proporcionando así un doble beneficio de apoyo financiero inmediato y asistencia de recuperación a largo plazo.

El Equipo de Trabajo de Coordinación Humanitaria (HCTT) ha presentado un Plan de Respuesta Humanitaria para ayudar a aproximadamente 784.000 personas, dando prioridad a los grupos más vulnerables, incluidos niños, mujeres y personas con discapacidad.

Las Naciones Unidas también han intervenido y han lanzado un Plan de Respuesta Humanitaria que busca 53 millones de dólares en financiación para satisfacer las necesidades de los afectados por los deslizamientos de tierra y el ciclón Remal anterior.

Mientras tanto, el Departamento Meteorológico de Bangladesh está emitiendo avisos periódicos de deslizamientos de tierra para las regiones de Sylhet y Chattogram, instando a los residentes de las zonas de riesgo a evacuar inmediatamente.

El Centro de Alerta y Predicción de Inundaciones está monitoreando de cerca los niveles de los ríos, proporcionando pronósticos actualizados para informar y preparar a la población para posibles inundaciones adicionales.

Estos esfuerzos representan una respuesta concertada a un desastre natural de magnitud significativa, que refleja la urgencia y la escala de las necesidades humanitarias sobre el terreno. A medida que evolucione la situación, se espera que estas medidas de ayuda se adapten y amplíen, con el objetivo general de salvaguardar la vida humana y facilitar una rápida recuperación de las comunidades afectadas en Bangladesh.

Los deslizamientos de tierra en Bangladesh sirven como un crudo recordatorio de la urgente necesidad de resiliencia climática y preparación para desastres.

Mientras el país lidia con la crisis inmediata, no se pueden ignorar las implicaciones más amplias para la política climática global y la ayuda humanitaria.

Artículo relacionado: Ciclón mortal en Bangladesh: miles de personas evacuadas de aldeas costeras debido a amenazas de marejadas ciclónicas y fuertes lluvias

© 2024 NatureWorldNews.com Todos los derechos reservados. No reproducir sin permiso.