Use Mg 8919 3.webp.webp

La semana pasada tuvo lugar en Londres el estreno mundial de Tras los pasos de Marco Polo, un documental de viajes protagonizado por Stanley Johnson y su hijo Max. El Europeo Estaba allí para verlo

Su fascinante relato repasa el recorrido de 6.400 kilómetros del explorador italiano desde Venecia hasta China a lo largo de la Ruta de la Seda.

El señor Johnson completó la mayor parte de la Ruta de la Seda en una motocicleta con sus difuntos amigos de la Universidad de Oxford Michael de Larrabeiti, novelista y escritor de viajes, y Tim Severin, historiador y explorador, en 1961.

El trío llegó hasta el Corredor Wahkan, en la frontera entre Afganistán y China, pero no pudo cruzar el Alto Pamir sobre dos ruedas.

Prometieron regresar y completar el viaje juntos, pero Michael y Tim fallecieron en 2008 y 2020 respectivamente.

Johnson, de 83 años, dijo que el documental de 2023 “retoma el camino donde lo dejamos” y lo sigue a él y a su hijo menor, Max, de 39 años, mientras conducen los 5.000 kilómetros restantes hasta Pekín.

Más de 300 invitados, entre ellos el hijo de Johnson, Boris, ex primer ministro, y Zheng Zeguang, embajador chino, asistieron a la proyección privada en el cine Curzon en Mayfair.

Otros invitados destacados fueron la locutora Angela Rippon y el actor ganador del premio Olivier, Tom Conti.

En declaraciones exclusivas a The European, el Sr. Johnson padre dijo que el documental era el resultado de una “colaboración chino-británica excepcional”.

Dijo: “Completar la Ruta de la Seda llevó 62 años y fue algo de lo que a Michael y Tim, mis dos difuntos cómplices, les hubiera encantado participar.

“Haber tenido la suerte de lograr esta hazaña con Max a mi lado, gracias a una colaboración chino-británica excepcional, fue un recuerdo que atesoraré por siempre”.

“Pero si bien este viaje significó mucho para mí personalmente, hay un panorama más amplio.

“El proyecto, un ejemplo excepcional de colaboración chino-británica, brindó una oportunidad para mostrar la importancia de los viajes, el multiculturalismo y cómo el idioma inglés puede ser una fuerza de unidad que trasciende las fronteras y nos une a todos”.

La descabellada idea de seguir los pasos de Marco Polo a lo largo de la Ruta de la Seda surgió a finales de 1960, cuando apareció un pequeño aviso en la pared de su facultad en la Universidad de Oxford.

Decía: “Se recuerda a los caballeros que, si bien la universidad fomenta los viajes de vacaciones, no deben olvidar el hecho de que se espera que estudien al menos diez semanas durante las Vacaciones Largas”.

Fue una instrucción que el Sr. Johnson y sus compañeros de la Universidad de Oxford, Michael de Larrabeiti y Tim Severin, estaban “resueltamente decididos a ignorar”.

El trío no tenía medios para viajar, tenía poco dinero y no hablaba ninguno de los idiomas que querían. en camino.

Sin dejarse intimidar, el trío partió, en un par de motocicletas BSA alquiladas, en un intento de seguir la misma ruta épica entre Venecia y Pekín, China, que Marco Polo había tomado en el siglo XIII.

Los amigos atravesaron Turquía, Irán y Afganistán (unos 2.400 kilómetros) antes de detenerse en la frontera con China. Sus motos de 500 cc, tan potentes como eran, iban cargadas con sidecares cargados de equipo y encontraron su rival en el Alto Pamir.

Las bicicletas y la expedición no pudieron continuar. Después de ocho semanas en la Ruta de la Seda, los amigos regresaron a Oxford y prometieron regresar el verano siguiente para completar el viaje.

El europeo con Stanley Johnson
El europeo con Max Johnson

Pero “la vida se interpuso en el camino de las buenas intenciones” y Michael, un célebre novelista y escritor de viajes, y Tim, un reconocido historiador y explorador, fallecieron en 2008 y 2020, respectivamente.

Y así fue como, más de seis décadas después, Johnson logró ese objetivo y cumplió su sueño. Tenía 82 años en ese momento.

Acompañado por su hijo menor, Max, que habla mandarín con fluidez, la pareja continuó donde la expedición de Oxford la había dejado en el lejano oeste de China.

Tras los pasos de Marco Polo sigue su viaje por carretera de 2023 a la Ciudad Prohibida de Pekín, el final de la Ruta de la Seda.

El viaje de 5.000 kilómetros, realizado esta vez sobre cuatro ruedas, no sobre dos, los llevó a través de algunos de los lugares más bellos de la Tierra, pocos de los cuales han sido vistos hasta ahora por el público occidental.

La versión cinematográfica de largometraje se mostró a una audiencia repleta de estrellas en Londres, mientras que cuatro programas de 60 minutos se emitirán en la televisión china y pronto estarán disponibles en otros mercados internacionales.

Un libro de tapa dura del mismo nombre, publicado por Telensky International Editions, relata las dos expediciones de Stanley a la Ruta de la Seda. Su publicación este mes coincide con el 700 aniversario de la muerte de Marco Polo.

El documental contó con el apoyo de Global Education (GEDU) y su programa de idioma English Path, y fue producido por One Tribe TV, la productora británica multipremiada.

Zheng Zeguang, embajador de China en el Reino Unido, dijo a la audiencia: “Espero que todos ustedes, y la gente del Reino Unido, sigan los pasos de Marco Polo y también los de Stanley Johnson. Viajen a China, vean su cultura y conozcan a su gente. Como embajador, haré todo lo que pueda para facilitarlo”.

El europeo con Zheng Zeguang, embajador de China en el Reino Unido