Pilar Church.jpg

“Invocaré al Señor, que es digno de ser alabado. Así seré salvo de mis enemigos. Viva el Señor, y bendita sea mi Roca, enaltecido sea el Dios de mi salvación”. La letra de esta canción zumba en mi cabeza mientras considero qué escribirles a todos ustedes en este nuevo año. Por supuesto, les deseo a todos un Feliz Año Nuevo para 2024. Sin embargo, no deseo que esto sea algo simplista. 2024 traerá lo que nos trae a cada uno de nosotros. Lo que importa es cómo afrontamos todo lo que se nos presenta.

¿Es Dios una roca, una fortaleza, un escudo, un refugio, un consuelo para usted? ¿Te gustaría que lo fuera? ¿Es este el año en el que puedes decidir descubrir por ti mismo quién es Dios realmente y si Él es todo lo que parece ser? ¿Puedes alabarlo en los buenos tiempos y aún alabarlo cuando las cosas no van tan bien?

¿De qué enemigo podrías necesitar ser salvado? ¿Ira, miedo, ansiedad, depresión, odio, falta de autoestima? La lista es interminable. A veces somos nuestros peores enemigos y nos negamos a reconocerlo y nos atrincheramos más profundamente en comportamientos destructivos. ¿Tu enemigo está impactando a tu familia, amigos y seres queridos ahora, y ya no solo a ti mismo? ¿Es hora de hacer algo? ¿Es hora de buscar ayuda? En Salmo 28:2 “Escucha mi clamor de misericordia mientras te llamo pidiendo ayuda, mientras levanto mis manos hacia tu lugar más alto”.

Jonás pasó 3 días en el vientre de una ballena porque era terco, estaba convencido de que sabía más y se negó rotundamente a escuchar a Dios. No estaba de acuerdo con lo que Dios le pedía que hiciera. Es una historia interesante de paciencia, misericordia y perdón por parte de Dios y, de hecho, de su inmensa comprensión de cómo nos sentimos y reaccionamos.

Entonces, ¿qué tal si tomamos una Biblia y leemos algunas Escrituras? ¿Y/o asistir a un servicio religioso cristiano en su área local? (o puedes visitarnos en Pilar). Adoramos al mismo Dios aunque lo hagamos de diferentes maneras. Lo diferente está bien siempre y cuando Dios esté en el centro, Él sea nuestro enfoque y Su Palabra sea nuestra guía. Salmo 119:105 “Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino”. Intentalo. ¡Tal vez te guste!