Screenshot 2024 01 23 154220.png

Dado que Andalucía se encuentra actualmente en medio de su sequía más larga en más de 50 años, las autoridades locales y los residentes están cada vez más preocupados por la disminución de los recursos hídricos.

A pesar de las recientes lluvias, Juanma Moreno, presidente de la Junta, ha advertido que se necesitarán al menos 30 días de precipitaciones para evitar restricciones hídricas importantes este verano.

Los niveles de los embalses en toda la región son bajos: los embalses de Almería funcionan a sólo el 9,38% de su capacidad máxima.

Para muchos, la amenaza de restricciones inminentes encenderá los recuerdos de 1995, cuando una sequía infame y seca alcanzó su punto más bajo.

Las inminentes restricciones de agua recuerdan la infame sequía de 1995, un evento que perdura en la memoria pública. Crédito: Cordon Press

Ese año, la capacidad del embalse nacional era de sólo el 30,37%; los niveles de agua de Málaga cayeron a sólo el 4,5%, amenazando seriamente la continuación del suministro, mientras que el embalse del Conde Guadalhorce se secó por completo por primera vez en la historia.

Mientras tanto, la situación en Sevilla se volvió tan peligrosa que las autoridades consideraron seriamente la evacuación total de la cuarta ciudad más grande de España.

Peter Capitain, un expatriado nacido en Alemania, vivía en el casco antiguo de Marbella durante la sequía.

Le dijo a Olive Press: “Sólo teníamos agua dos horas al día, así que si querías ducharte tenías que levantarte muy temprano”.

Peter Capitain, que vivía en el casco antiguo de Marbella en 1995, recuerda las restricciones draconianas de agua y un olor acre que persistía en las calles.

Incluso las zonas más prósperas de la zona sintieron el impacto del uso estricto del agua: las calles de Puerto Banús, un epicentro de riqueza y opulencia, “olían a retretes” ya que las limitaciones de agua impactaron el tratamiento de aguas residuales.

LEER MÁS:Advertencia de verano de enero: máximas de 23 ° C en Andalucía, afectada por la sequía, la próxima semana mientras sopla un anticiclón en

Martin Brown estaba trabajando en el astillero de Puerto Banús en ese momento y recuerda condiciones similares: “Recuerdo lo horrible que era trabajar todo el día y no poder ducharme, tirar de la cadena del inodoro o usar mangueras: ¡el lugar apestaba!”.

«Solo teníamos una hora de agua al día, por lo que la mayoría de la gente iba a nadar por la mañana en lugar de ducharse», añadió Martin.

Durante la sequía, hubo serias preocupaciones sobre si el suministro de agua podría agotarse por completo.

Las reservas de embalses en la región están disminuyendo y aumentan los temores sobre los cortes en el suministro de agua este verano. Crédito: Cordon Press

Martin añadió: “Yo sólo tenía 15 años en ese momento, pero recuerdo lo nerviosos y estresados ​​que estaban los lugareños y los dueños de negocios”.

Sandra, que vive en Estepona, tuvo que lidiar con la gestión de un restaurante en un momento en el que el agua estaba restringida durante gran parte del día.

“Tuvimos que llenar baldes y cacerolas con agua por si de repente se cortaba”, dijo. «También teníamos que dejar a menudo la colada para la mañana, ya que el flujo de agua se detenía habitualmente durante la noche».

Organizaciones como WWF alertan de que, aunque las sequías en Andalucía no son infrecuentes, son cada vez más frecuentes y extremas.

Temperaturas sin precedentes, fenómenos climáticos más extremos y un mayor nivel de consumo de agua tienen el potencial de crear un cóctel ambiental tóxico.

Los residentes de la Costa del Sol temen que el turismo de masas, el desarrollo urbano y las temperaturas récord estén empeorando la situación. Crédito: Cordon Press

Martin, que trabaja para Destination Marbella, teme que la amenaza sea mayor a medida que la zona se vuelve más popular.

Martin añadió: “Creo que con muchos más campos de golf y desarrollos urbanos la situación es aún más peligrosa que antes. Hemos estado muy cerca de esta misma situación muchas veces; solo pasamos el verano pasado debido a un mayo húmedo”.

LEER MÁS: La última sequía: la región de España se declara en emergencia al prohibir las duchas públicas, el llenado de piscinas y más

Los expertos en Málaga han advertido de que la situación es mucho más inestable ya que el consumo de agua en la provincia ha aumentado drásticamente, lo que ha provocado que las reservas de los embalses se agoten a un ritmo más rápido.

Sin embargo, Martin sigue siendo optimista en cuanto a que nuevas infraestructuras, como una planta desalinizadora para Estepona, podrían resultar invaluables: “Creo que sería fantástico porque les daría independencia hídrica, aunque al mismo tiempo cambiaría la situación de Marbella”.

Sandra también está de acuerdo en que el desarrollo excesivo y la mala gestión no hacen más que aumentar el peligro de la situación.

Ella dijo: “La construcción en nuestra área nunca se detiene y creo que esta explosión demográfica tiene mucho que responder.

“El alcalde de Estepona ha llenado el casco antiguo de árboles y flores que necesitan mucha agua también, además las necesidades agrícolas son enormes como los cultivos de aceite de oliva que han quedado devastados”.

LEER MÁS: España podría quedarse sin aceite de oliva por primera vez en su historia mientras la sequía continúa asolando…

La actual sequía, combinada con una serie de malas cosechas, ha generado temores de que España pueda quedarse sin aceite de oliva por primera vez en su historia.

olivares andaluces e
La producción de aceite de oliva está amenazada porque persiste la sequía. Crédito: Cordon Press

Sandra añadió: “Ahora es mucho peor que antes, ya que la desertificación del sur de España parece más real que nunca”.

Las temperaturas récord y las escasas precipitaciones han seguido secando las tierras de Andalucía. Sandra también está preocupada por la “cantidad de incendios forestales que hemos experimentado” en los últimos años, lo que exacerba las presiones agrícolas en toda la región.

Sin embargo, los residentes de la Costa del Sol tendrán la esperanza de que una vez que termine la sequía, lo hará de forma más leve que en 1995.

Martín recuerda cuando finalmente se abrieron los cielos: “Llegaron las lluvias y fue un diluvio bíblico. Los muros se derrumbaron y los jardines de todas partes fueron arrasados”.

Suscríbete a Olive Press