Pill 428328 Scaled.jpg

Un hombre de 63 años pensó que tuvo suerte en una primera cita cuando regresó con una mujer a un hotel de la provincia de Valencia, sólo para encontrarse drogado y asaltado.

No se sabe si su primer contacto fue en persona o a través de una aplicación, pero acordaron reunirse explícitamente con el propósito de tener relaciones sexuales.

Se registraron en el hotel de Massalfassar pocos minutos después de conocerse por primera vez.

En el dormitorio, la española, de 56 años, le puso un poco de benzodiazepina en una bebida que ella insistió en que tomara antes de la sesión de pasión planeada.

El fármaco actúa sobre el sistema nervioso con efectos sedantes, hipnóticos y amnésicos.

Ciertamente funcionó con el antiguo amante que se desmayó mientras su cita le robaba la tarjeta de crédito y tiraba su teléfono móvil al inodoro.

La víctima dijo que lo único que recordaba era la fuerte insistencia de la mujer en que tomara la bebida.

Las pruebas realizadas en un centro médico confirmaron posteriormente que era positivo en benzodiazepinas.

Cuando se despertó, se dio cuenta de que le habían robado la tarjeta y se conectó a Internet para ver que aparecían cargos realizados poco antes por un total de más de 1.100 euros por retiradas en cajeros automáticos y compras online.

Denunció el robo a la Guardia Civil, que detuvo a la mujer el 11 de enero.

Ha quedado en libertad bajo fianza tras ser acusada de fraude y robo con violencia.

Suscríbete a Olive Press