San Miguel Demonstartaion.jpg

La empresa que tiene el visto bueno para construir la planta solar Vega del Segura con 82 megavatios de potencia pico instalada ha ofrecido al Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) suministrar energía a la desaladora de Torrevieja.

La iniciativa del fondo de capital renovable Evergood Capital llega cuando el polémico proyecto del Gobierno de construir una segunda planta solar en 200 hectáreas de terreno agrícola en San Miguel de Salinas, con el fin de abaratar el coste de producción de agua de mar desalada en Torrevieja, ha generado una abrumadora Rechazo en el municipio.

El pasado domingo 3.000 personas, la mitad de la población municipal, salieron a la calle para exigir al Miteco que busque otra ubicación para el proyecto anunciado por el presidente del Gobierno, Sanches, en una reciente visita a la Desaladora de Torrevieja.

El Parque Solar Fotovoltaico Vega del Segura es el único en tramitación actualmente, que cuenta con una evaluación ambiental favorable en la región, obtenida el pasado mes de diciembre.

Desde que comenzó la fiebre por las renovables, tanto la Generalitat como el Estado han descartado numerosos proyectos de parques solares en el Bajo Segura por motivos medioambientales al considerarlos en zonas forestales o colindantes con espacios protegidos de Sierra Escalona y su entorno.

El parque solar Vega del Segura tiene una inversión aproximada de 70 millones de euros y ocupará 174 hectáreas en los municipios de Almoradí, Algorfa y San Miguel de Salinas. El procedimiento de autorización se inició en mayo de 2021 y en diciembre de 2023 la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de la Generalitat resolvió favorablemente la declaración de impacto ambiental del proyecto. Sin embargo, la superficie inicial de 311 hectáreas se redujo a 174 tras las protestas de grupos ecologistas.

Varios factores podrían hacer que Acuamed evaluara cuidadosamente la oferta de Evergood más allá de los problemas legales que plantea. La primera es que ya tiene autorización, la ambiental. Otro punto a su favor es que ya tiene firmados contratos de opción de arrendamiento a largo plazo con todos los propietarios de terrenos por un período de 40 años, lo que descartaría las expropiaciones para la nueva planta que planea el Estado.

Otra ventaja es la similitud en la potencia instalada respecto a la prevista por Acuamed.

La ubicación de la parte Sanmiguelera del parque solar Vega Baja está muy cerca del terreno que el Gobierno ha propuesto para su planta pública. La distribución superficial de las infraestructuras privadas es de 20 hectáreas en Algorfa, 98 en Almoradí y 56,5 en San Miguel de Salinas, una distribución, según fuentes de la empresa, que reduce su impacto en cada municipio y “cumple con los porcentajes marcados por la Comunidad Valenciana para el uso y ocupación racional de la tierra”.

Las mismas fuentes afirman que una vez tengan la autorización administrativa y de construcción y las licencias de construcción “la planta podría comenzar a construirse y luego en unos meses estar suministrando electricidad a la desaladora de Torrevieja para su autoconsumo”.

El fondo de inversión considera que es «la mejor alternativa» para sustituir la fotovoltaica propuesta por Acuamed y que Miteco proporcione electricidad renovable a la desaladora de Torrevieja «al tener un tamaño y ubicaciones similares». Y añade que permitiría, debido a su avanzado estado de desarrollo, que la desaladora “podría consumir energía renovable mucho antes de lo previsto”.

Sin embargo, existe una desventaja importante. Los proyectos de Acuamed de plantas solares que ayudan a reducir el coste energético de la desalación han recibido fondos europeos Next Generation, pero si la planta no es pública el Gobierno no recibirá el dinero.