Casa Langostina 600x488.jpg

Madre e hija, Gabriele y Kimberly Lee Wesenauer, se encadenaron a una excavadora mecánica el jueves por la mañana, en un esfuerzo por detener, lo que dicen, obras ilegales en su propiedad rural, la finca Casa Langostina en PAU 25, Lomas de Cabo Roig, Orihuela Costa, comprado originalmente por la familia austriaca a mediados de 1996.

En aquel entonces, sólo campos y pastos separaban la propiedad del mar, a pocos kilómetros de distancia; ahora, según la familia, el entorno inmediato es como un desierto de polvo y escombros.

Delante de la finca ya no hay ningún paisaje de pastos. En cambio, a pocos metros de la entrada de la casa se encuentra un muro de piedra gris, que una empresa constructora construyó de la noche a la mañana en la propiedad de los Wesenauer, según los emigrantes, sin necesidad de permiso.

Antes podían contemplar los campos y el mar desde la casa, pero ahora lo único que ven es una pared. Además, algunos de los coches antiguos de la familia están aparcados y no se pueden mover porque están bloqueados.

Recientemente, máquinas de construcción se acercaron amenazadoramente a la antigua casa que, según los emigrantes de Austria, estaba incluso en peligro de derrumbarse debido a las obras. Pero a principios de año, la intervención del alcalde proporcionó un pequeño rayo de esperanza para la histórica finca.

Los albañiles se mantuvieron alejados, hasta la semana pasada que llegaron con maquinaria pesada por lo que una vez más la familia retomó su protesta, en esta ocasión encadenándose a la maquinaria de construcción, tras lo cual llegaron patrullas de la Policía Local. , la Guardia Civil así como efectivos de Protección Civil de Orihuela.

La familia señaló que la construcción de un edificio adyacente, alojamiento turístico y piscinas, afectará los cimientos de su finca con viviendas tradicionales para el cultivo de la agricultura de secano, y con más de doscientos años de historia, una propiedad de importancia histórica. y con gran valor patrimonial.

Según Gabriele, la apropiación de tierras de su propiedad probablemente se basó en planos antiguos de la época, que no mostraban claramente qué parte de la propiedad estaba asignada a qué plan de desarrollo. Ha afirmado que el equipo de gobierno Partido Popular-Vox se comprometió a iniciar el pasado mes de diciembre un expediente de protección como Bien de Relevancia Local.

La familia, que lleva dos décadas luchando para impedir la urbanización de los alrededores, finalmente detuvo su acción sólo cuando el concejal de Urbanismo, Matías Ruíz Peñalver, prometió paralizar temporalmente las obras.

Como las damas finalmente se liberaron poco después de las 12 del mediodía, el lunes estaba prevista una reunión entre todas las partes interesadas.