Boystaresatbluescreen.jpg

Alrededor del 16 por ciento de los niños de 11 a 15 años fueron acosados ​​cibernéticamente en 2022, frente al 13 por ciento hace cuatro años, un Informe de la OMS Europa que cubre 44 países, dijo el miércoles.

«Este informe es una llamada de atención para que todos nosotros abordemos el acoso y la violencia, cuando y dondequiera que ocurran», afirmó el director regional de la OMS para Europa, Hans Kluge. dijo en un comunicado.

El quince por ciento de los niños y el 16 por ciento de las niñas afirmaron haber sido acosados ​​cibernéticamente al menos una vez en los últimos meses, según el estudio titulado «Comportamiento saludable en niños en edad escolar».

La agencia de la ONU señaló que el pandemia ha cambiado la forma en que los adolescentes se comportan entre sí.

«Las formas virtuales de violencia entre pares se han vuelto particularmente relevantes desde el inicio de la COVID-19 pandemia, cuando los mundos de los jóvenes se volvieron cada vez más virtuales durante los tiempos de encierro», dice el informe.

Otros tipos de acoso se han mantenido prácticamente estables con sólo un ligero aumento.

El once por ciento de los niños y niñas informaron haber sido intimidados en la escuela al menos dos o tres veces al mes en los últimos meses, en comparación con el 10 por ciento hace cuatro años.

Seis horas de tiempo frente a la pantalla

Los niveles más altos de ciberacoso los experimentaron los niños en Bulgaria, Lituania, Moldavia y Polonia, mientras que los niveles más bajos se registraron en España, dijo la OMS sin proporcionar datos detallados.

«Dado que los jóvenes pasan hasta seis horas en línea todos los días, incluso pequeños cambios en las tasas de acoso y violencia pueden tener profundas implicaciones para la salud y el bienestar de miles de personas», dijo Kluge. dicho.

Uno de cada ocho adolescentes admitió haber acosado cibernéticamente a otros, un aumento de tres puntos porcentuales con respecto a 2018, según el informe.

Mientras tanto, el número de adolescentes que participaron en peleas físicas se mantuvo estable durante el período de cuatro años en un 10 por ciento: 14 por ciento para los niños y seis por ciento para las niñas.

El estudio se basó en datos de 279.000 niños y adolescentes de 44 países de Europa, Asia Central y Canadá.

En la mayoría de los lugares, el acoso cibernético alcanzó su punto máximo cuando los niños tenían 11 años en el caso de los niños y 13 en el caso de las niñas.

El informe encontró que el estatus socioeconómico de los padres influyó poco en el comportamiento de los niños.

Sin embargo, Canadá fue una excepción, donde los jóvenes menos favorecidos tenían más probabilidades de sufrir acoso.

Allí, el 27 por ciento de las niñas pertenecientes al 20 por ciento de las familias menos acomodadas dijeron haber sido sometidas a acoso en la escuela, en comparación con el 21 por ciento de las niñas del 20 por ciento de las familias más acomodadas.

Al señalar que el problema era generalizado, el informe pidió mayores esfuerzos para mejorar la concienciación.

«Se necesita más inversión en el seguimiento de diferentes formas de violencia entre pares», afirmó.

«También existe una necesidad urgente de educar a los jóvenes, las familias y las escuelas sobre las formas de ciberacoso y sus implicaciones, al tiempo que se regulan las plataformas de redes sociales para limitar la exposición al ciberacoso», concluyó.

© Agencia France-Presse