Hand Turning Page Old Book.jpg

En nuestra sociedad moderna, rara vez consideramos que los libros sean artículos peligrosos. Sin embargo, ciertos libros contienen elementos tan peligrosos que requieren un examen minucioso antes de colocarlos en los estantes de bibliotecas públicas, librerías o incluso hogares privados.

El Proyecto de libro venenoso, un proyecto de investigación colaborativo entre el Museo, Jardín y Biblioteca Winterthur y la Universidad de Delaware, se dedica a catalogar este tipo de libros. Su preocupación no es el contenido escrito en las páginas, sino los componentes físicos de los libros mismos – específicamente, los colores de las portadas.

El proyecto influyó recientemente en la decisión de eliminar dos libros de la biblioteca nacional francesa. ¿La razón? Sus cubiertas de tela verde vibrante despertaron sospechas de que contenían arsénico.

Esta preocupación tiene sus raíces en las prácticas históricas de la encuadernación. Durante el siglo XIX, cuando los libros comenzaron a producirse en masa, los encuadernadores pasaron de utilizar costosas cubiertas de cuero a artículos de tela más asequibles. Para atraer a los lectores, estas cubiertas de tela solían teñirse de colores brillantes y llamativos.

Verde, amarillo, rojo

Un pigmento popular fue el verde de Scheele, que lleva el nombre Carl Wilhelm Scheele, un químico alemán-sueco que en 1775 descubrió que se podía producir un pigmento verde intenso a partir de cobre y arsénico. Este tinte no sólo era barato de hacer, sino que también era más vibrante que los verdes de carbonato de cobre que se habían utilizado durante más de un siglo.

El verde Scheele finalmente cayó en desgracia porque tenía tendencia a desvanecerse hasta volverse negro cuando reaccionaba con contaminantes a base de azufre liberados por el carbón. Pero los nuevos tintes basados ​​en el descubrimiento de Scheele, como el verde esmeralda y el verde París, demostraron ser mucho más duraderos. Fueron rápidamente adoptados para su uso en diversos artículos, incluidas portadas de libros, ropa, velas y papel tapiz.

Estos pigmentos, sin embargo, tenían un inconveniente importante: se degradaban fácilmente, liberando arsénico venenoso y cancerígeno. Los frecuentes informes de velas verdes. envenenar a niños en fiestas navideñastrabajadores de la fábrica encargados de aplicar pintura a los adornos. Convulsiones y vómitos de agua verde. y las advertencias sobre vestidos de fiesta venenosos plantearon serias preocupaciones sobre la seguridad de estos tintes verdes.

Este tema se hizo tan notorio que en 1862, la revista satírica Punch publicó una caricatura titulada «El vals del arsénico«, que representaba esqueletos bailando: un comentario sombrío sobre la mortal tendencia de la moda.

Los efectos nocivos de estos pigmentos incluso han sido implicados en la muerte de Napoleón por causa del estómago. cáncer. A Napoleón le gustaban especialmente los nuevos colores verdes, hasta el punto de que ordenó pintar su casa de Santa Elena, donde estaba exiliado, con su color favorito.

La teoría de que el arsénico en las paredes contribuyó a su muerte está respaldada por los altos niveles de arsénico. detectado en muestras de su cabello. A pesar del claro vínculo entre los pigmentos verdes y los problemas de salud, se siguieron produciendo papeles pintados tóxicos hasta finales del siglo XIX.

Sin embargo, el verde no es el único color del que preocuparse. El rojo también es motivo de preocupación. El brillante pigmento rojo bermellón se formó a partir del mineral cinabrio, también conocido como sulfuro de mercurio. Esta era una fuente popular de pintura roja que se remontaba a miles de años. Incluso hay evidencia de que Los artistas neolíticos sufrieron envenenamiento por mercurio.. El rojo bermellón a veces aparece en los patrones jaspeados del interior de las portadas de los libros.

El amarillo también ha llamado la atención en el proyecto del libro venenoso. En este caso el culpable es cromato de plomo. El amarillo brillante del cromato de plomo era el favorito de los pintores, entre ellos Vincent van Gogh, quien lo utilizó ampliamente en su serie de pinturas más famosa: Girasoles. Para los encuadernadores de la época victoriana, el cromato de plomo les permitió crear una gama de colores desde verdes (que se logran mezclando amarillo cromo con azul de Prusia) hasta amarillos, naranjas y marrones.

Tanto el plomo como el cromo son tóxicos. Pero los libros amarillos son menos preocupantes que los verdes y los rojos. El cromato de plomo no es particularmente soluble, lo que dificulta su absorción. De hecho, sigue siendo un pigmento muy utilizado.

Consejo practico

Entonces, ¿qué debes hacer si te topas con un libro de tela verde del siglo XIX? Primero, no se preocupe demasiado. Probablemente tendrías que comerte todo el libro antes de sufrir una intoxicación grave por arsénico. Sin embargo, la exposición casual a acetoarsenito de cobreel compuesto del pigmento verde, puede irritar los ojos, la nariz y la garganta.

Es más preocupante para las personas que manipulan estos libros con regularidad, donde el contacto frecuente podría provocar síntomas más graves. Por lo tanto, cualquier persona que sospeche que podría estar manipulando un libro de la época victoriana con encuadernación verde esmeralda debe usar guantes y evitar tocarse la cara. Luego limpie todas las superficies.

Para ayudar con la identificación de estos libros potencialmente peligrosos, el Proyecto Libro Venenoso ha incorporado datos de fuentes colectivas en su investigación. Los investigadores ahora distribuir marcadores que cuentan con advertencias de seguridad y muestran varios tonos de verde esmeralda para ayudar a su identificación. Como resultado, ahora han identificado más de 238 ediciones de arsénico en todo el mundo.

Marcos LorchProfesor de Comunicación Científica y Química, Universidad de casco

Este artículo se republica desde La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el artículo original.