Liverillustration.jpg

Evitar la carne en una sola comida reduce la acumulación dañina de amoníaco en personas con etapa avanzada enfermedad del higadosegún un pequeño ensayo clínico en los EE.UU. Los hallazgos sugieren que incluso pequeñas intervenciones dietéticas podrían ayudar a estos pacientes a evitar complicaciones graves.

El amoníaco es muy tóxico, sobre todo si llega al cerebro, pero también es el natural subproducto de la digestión de proteínas en el cuerpo humano, un producto de desecho normal con el que normalmente estamos preparados para lidiar.

En una persona sana, las bacterias de los intestinos liberan amoníaco de los alimentos a medida que descomponer las proteínas. Pasa al hígado, que lo convierte en una forma menos tóxica, la urea, que se elimina por la orina.

Los alimentos ricos en proteínas, especialmente los de origen animal, generalmente se consideran parte de una dieta saludable, pero este nuevo estudio sugiere que moderar el consumo de carne podría aliviar la carga de las personas con cirrosis, la etapa más avanzada de la enfermedad hepática.

frameborder=»0″ enable=»accelerómetro; auto-reproducción; escritura en portapapeles; medios cifrados; giroscopio; imagen en imagen; compartir web» referrerpolicy=»origen-estricto-cuando-origen-cruzado» enablefullscreen>

Cuanta más carne consumas, más amoníaco tendrá que procesar tu hígado, y un hígado ya dañado inevitablemente tendrá dificultades para hacer el trabajo. Esto provoca una acumulación de amoníaco en la sangre, lo que está relacionado con encefalopatía hepática (HE), un tipo de deterioro cognitivo.

La aparición de EH puede ser gradual o repentina con insuficiencia hepática y, en ocasiones, puede provocar coma, donde la inflamación del tejido cerebral puede ser mortal. Esta nueva investigación sugiere una forma aparentemente sencilla para que las personas con cirrosis eviten estos preocupantes efectos de flujo, yendo directamente a la fuente.

En el estudio participaron treinta pacientes varones ambulatorios con cirrosis tratados en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos de Richmond, aunque no todos los participantes eran veteranos. Todos eran consumidores habituales de carne con dietas similares al estilo occidental y tenían perfiles de bacterias intestinales similares antes del experimento. La mitad de ellos tenían EH previa.

Los pacientes se dividieron en tres grupos y a cada uno se le dio un tipo diferente de hamburguesa a la hora de comer. Todas las hamburguesas contenían exactamente 20 gramos de proteína: hamburguesas de cerdo/ternera para el primer grupo, un sustituto de carne vegano para el segundo grupo y una hamburguesa vegetariana de frijoles para el tercero. Todas las hamburguesas se sirvieron con panecillos integrales, papas fritas bajas en grasa y agua; no se permitieron extras ni tamaños grandes.

En la medida de lo posible, la única diferencia importante entre los grupos fue la fuente de proteína de sus hamburguesas. Pero esa diferencia tuvo un efecto mensurable, según el análisis de las muestras de sangre tomadas antes y después de la comida.

Los niveles de amoníaco en suero sanguíneo fueron significativamente elevados en los pacientes del grupo de hamburguesas de carne, en comparación con los otros dos grupos y con los niveles iniciales de todos los pacientes antes de la comida.

Los pacientes con EH previa tenían niveles más altos de amoníaco en el suero sanguíneo en todos los ámbitos, pero aquellos en el grupo de carne también mostraron el pico posterior a la hamburguesa dentro de una hora después de comer, una tendencia exclusiva de su grupo.

«Fue emocionante ver que incluso pequeños cambios en la dieta, como comer una comida sin carne de vez en cuando, podrían beneficiar al hígado al reducir los niveles nocivos de amoníaco en pacientes con cirrosis». dice gastroenterólogo Jasmohan Bajaj de la Virginia Commonwealth University.

«Los pacientes hepáticos con cirrosis deben saber que realizar cambios positivos en su dieta no tiene por qué ser abrumador ni difícil».

Si bien el estudio es preliminar y las mediciones se tomaron después de una sola comida, el equipo tiene suficiente confianza en los resultados como para sugerir que los médicos comiencen a implementarlos alentando a sus pacientes con enfermedades hepáticas carnívoras a incorporar alternativas basadas en plantas en sus dietas.

Sabemos por otras investigaciones que comer menos carne y más verduras está relacionado con más extenso, mas saludable Vive con un menor riesgo de cáncer. Es también bueno para el planeta.

Los investigadores creen que el siguiente paso es realizar estudios a más largo plazo sobre los efectos de cambios similares en la dieta en pacientes con cirrosis.

«Ahora necesitamos más investigación para saber si consumir comidas sin carne va más allá de reducir el amoníaco y previene problemas en la función cerebral y la progresión de la enfermedad hepática». dice Bajaj.

Esta investigación se publica en Gastroenterología Clínica y Traslacional.