70ab7b45 3bc7 4dc8 8f90 1a351beaf859 16 9 Aspect Ratio Default 1307446.jpg

La decisión del juez que investiga el caso Begoña Gómez de citarla como imputada ha dado un giro a la campaña electoral de las europeas en su recta final y llevado al PSOE a pasar al contraataque. El propio Pedro Sánchez fue el encargado de cuestionar directamente, sin eufemismos, una injerencia para condicionar el voto. Lo hizo acudiendo de nuevo al formato de la carta a la ciudadanía, el mismo que utilizó para anunciar su retirada de cinco días para reflexionar sobre su dimisión. Tras ello, los socialistas han elevado el tono para centrarse en desacreditar la decisión del magistrado Juan Carlos Peinado y tratar con ello de movilizar al electorado progresista a modo de respuesta. «Está siendo todo muy burdo», concluía la vicepresidenta tercera y candidata del PSOE a las europeas, Teresa Ribera, durante una entrevista esta mañana en la Cadena SER.