Cauldronhot.jpg

Vasijas antiguas, descubiertas por accidente en la estepa de Mongolia, nos han brindado una nueva visión de cómo comían los antiguos habitantes de la tierra.

Los arqueólogos han raspado residuos endurecidos del interior de dos calderos de la Edad del Bronce que datan de hace 2.750 años, revelando que los recipientes alguna vez se usaron para recolectar sangre de rumiantes, como ovejas y cabras, así como leche de yaks salvajes (bos mutus).

¿Qué hicieron con la sangre, preguntas? Bueno, no podemos saberlo con certeza, pero probablemente se usó con fines dietéticos, como la producción de morcilla, similar a las técnicas de elaboración de salchichas que todavía se utilizan en la Mongolia rural en la actualidad.

El descubrimiento se remonta más atrás en el tiempo, no sólo a la recolección y consumo de sangre en la región, sino a la evidencia más temprana de yaks salvajes en Mongolia Central hasta la fecha.

«Nuestro análisis subraya las notables propiedades conservantes de los materiales de bronce, que sirven como custodios de la conservación de proteínas y otras moléculas orgánicas». dice el arqueólogo biomolecular Shevan Wilkin de la Universidad de Basilea en Suiza.

«Estas revelaciones permiten vislumbrar las tradiciones gastronómicas y las preferencias dietéticas de los nómadas de la Edad del Bronce, arrojando luz sobre las diversas metodologías culinarias practicadas por las civilizaciones antiguas».

Los dos calderos, junto con dibujos de los mismos. El más grande (a, b) tiene un diámetro de 36 centímetros (14 pulgadas), el más pequeño (c, d) tiene un diámetro de 28,5 centímetros. (Wilkin et al., Ciencia. Reps.2024)

Los dos calderos fueron descubiertos de forma fortuita. A menos que los sitios arqueológicos de la estepa mongola estén acompañados de un túmulo funerario, es casi imposible saber que hay uno allí. En este caso, dos pastores de la provincia de Khovsgol tropezaron inesperadamente con el lugar mientras trabajaban en una valla para un corral de caballos.

En el curso de sus excavaciones, no sólo excavaron los calderos, sino también otros artefactos, que luego entregaron a la Academia de Ciencias de Mongolia, desde donde los investigadores podían acceder a ellos y estudiarlos.

Wilkin y sus colegas realizaron un estudio exhaustivo y detallado de los dos calderos. Utilizaron datación por radiocarbono para determinar la edad que tenían y luego tomaron muestras del interior de ambos para realizar un análisis de proteínas.

Esperaban que esto revelara algo sobre la dieta de las personas que alguna vez usaron los calderos. Los científicos han descubierto otros calderos similares que antiguamente se utilizaban como recipientes para cocinar carne, por ejemplo. Pero lo que Wilkin y sus colegas encontraron fue un poco diferente.

Su análisis proteómico reveló la presencia de proteínas sanguíneas, así como una glicoproteína que se expresa en el hígado. Estas proteínas se clasificaron luego como originarias de rumiantes: animales como cabras y oveja de Berbería (Ammotragus lervia).

Pero eso no fue lo único que encontraron los investigadores. Las proteínas secundarias del caldero se remontan a la leche de yaks salvajes. Aunque no sabemos con precisión cómo se utilizaban estos dos líquidos, la sangre y la leche, el hecho de que se utilizaran nos dice mucho sobre la forma en que vivía la gente de la Edad del Bronce de Mongolia.

«Nuestros datos sugieren que los dos calderos particulares del norte de Mongolia se utilizaron para recolectar la sangre de los animales rumiantes durante el sacrificio, y probablemente fueron una parte importante de la producción de alimentos. Si la sangre se recolectara, según nuestra sugerencia, para la producción de salchichas, sería extender la antigüedad de esta práctica al menos 2.700 años en el pasado», escriben los investigadores en su artículo.

«Dado que la producción lechera de rumiantes se ha practicado en la región durante más de 5.000 años, esto no es sorprendente. Nuestro hallazgo de leche de yak de la Edad de Bronce también es intrigante, ya que proporciona información sobre cuándo los yaks pudieron haber sido incluidos por primera vez en la subsistencia de Mongolia».

Los investigadores concluyen que estos recipientes de bronce pueden representar un recurso sin explotar para comprender las civilizaciones antiguas, ya que el metal tiene propiedades antibacterianas que pueden preservar materiales orgánicos durante milenios.

La investigación ha sido publicada en Informes Científicos.