Image 53.png

Explore el panorama legal y normativo de las empresas francesas, garantizando el cumplimiento de las normas de inversión extranjera para fomentar un entorno favorable para los inversores.

Francia mantiene una postura favorable hacia los inversores extranjeros, fomentando su participación en la economía. Sin embargo, para navegar con éxito en el panorama, la comprensión y el cumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios son fundamentales para las empresas francesas. Al observar estas reglas, los inversores pueden participar con confianza en el próspero mercado francés.

En esta guía, profundizaremos en el marco legal y regulatorio esencial que rige a las empresas francesas. Nuestro objetivo es proporcionar una descripción general clara y concisa, lo que le permite tomar decisiones informadas y prosperar en este panorama empresarial dinámico. Continúe leyendo para descubrir las complejidades legales mientras aprovecha las oportunidades ilimitadas que le esperan en Francia.

La ley de sociedades francesa ofrece una variedad de estructuras comerciales para adaptarse a diferentes tamaños y necesidades. Para las pequeñas y medianas empresas, dos opciones populares son:

  • La sociedad limitada por acciones simplificada (SAS) y
  • La sociedad de responsabilidad limitada (SARL).

Estas estructuras otorgan protección de responsabilidad limitada a los accionistas, asegurando que sus activos estén protegidos hasta el límite de su participación accionaria. Este aspecto es particularmente atractivo para los empresarios que buscan minimizar el riesgo personal mientras realizan negocios.

Por otro lado, las grandes empresas suelen optar por:

  • La sociedad anónima (SA)

La estructura de SA permite recaudar capital a través de ofertas públicas, lo que permite a las empresas atraer una base de inversores más amplia. Además, la responsabilidad de los accionistas sigue estando limitada a sus acciones, lo que fomenta la confianza de los inversores y facilita el crecimiento.

Si bien estas empresas comerciales dominan el panorama empresarial en Francia, el uso de Societas Europaea (SE) es relativamente poco común. La estructura SE es más frecuente en las operaciones transfronterizas que involucran a varios países europeos.

Además de las sociedades mercantiles, la legislación francesa reconoce varias formas jurídicas de empresa en las que los socios asumen la responsabilidad solidaria de las deudas de la sociedad. Estos formularios sirven como estructuras de flujo continuo desde una perspectiva fiscal, brindando flexibilidad y transparencia en el tratamiento fiscal.

Para iniciar una empresa en Francia, debe registrarla en el Registro de Comercio y Empresas (RCS). Este proceso suele tardar entre cinco y diez días después de enviar los siguientes documentos:

  • Comprobante del domicilio social de la empresa.
  • Certificados del banco por aportes en efectivo.
  • Estatutos firmados.
  • Una lista de accionistas con el número de acciones y la cantidad que cada accionista ha invertido.
  • Cartas de aceptación de los revisores de cuentas, en caso de ser necesario.
  • Una declaración del beneficiario (déclaration du bénéficiaire effectif).

Cada año, la junta general necesita hacer pública el acta de su reunión, donde aprueba las cuentas anuales. El RCS (Registro de Comercio y Empresas) emitirá un documento llamado “extracto Kbis”, que es como una identificación para la empresa francesa. Si hay algún cambio en la información de la compañía o en las reglas que sigue (estatutos sociales), estos cambios deben ser publicados y registrados en el RCS.

El capital social, que es el dinero invertido en la empresa por sus accionistas, está determinado por los estatutos. No hay una cantidad mínima o máxima específica requerida para esta inversión.

Consideración no monetaria

Las acciones se pueden entregar a cambio de cosas que no sean dinero, como activos o servicios. Cuando esto sucede, se necesita un informe de auditoría para evaluar el valor de esas contribuciones.

Derechos relacionados con las acciones

En una SAS (Société par actions simplifiée), los accionistas pueden vender o transferir libremente sus acciones a menos que los estatutos establezcan lo contrario. La empresa puede emitir dos tipos de acciones: acciones ordinarias y acciones preferidas. Cada tipo de acción tiene derechos específicos mencionados en los estatutos.

Derechos predeterminados de las acciones ordinarias

Salvo disposición en contrario en los estatutos sociales, cada acción ordinaria tiene los siguientes derechos:

  • Tienen derecho a percibir las utilidades de la empresa y la prima de liquidación.
  • Pueden asistir y votar en las asambleas de accionistas.
  • Pueden acceder a cierta información básica sobre la empresa, como sus cuentas anuales.

Cubre los pasos esenciales para registrar y establecer una empresa en Francia, junto con los derechos y requisitos relacionados con las acciones.

El sistema del impuesto de sociedades en Francia funciona en función de la facturación y la estructura de su empresa. En los últimos años, las tasas del impuesto corporativo en Francia han disminuido, lo que hace que sea más atractivo para las empresas comenzar allí. La tasa impositiva estándar solía ser del 33 % para las empresas con mayor facturación, pero ahora se ha reducido al 25 %.

El sistema fiscal en Francia está gestionado por el Departamento de Finanzas Públicas, que se encarga de los impuestos locales y las auditorías tanto de personas físicas como jurídicas.

En cuanto a las tasas del impuesto de sociedades en Francia, han ido disminuyendo gradualmente. En 2021, la tarifa estándar era del 26,5%, pero desde 2022, todas las empresas pagan una tarifa plana del 25%. Las pequeñas empresas pueden beneficiarse de una tasa aún más baja del 15% sobre sus primeros 38.120 € de beneficios.

Año fiscal corporativo y plazos

El año fiscal corporativo en Francia generalmente se alinea con el año calendario, aunque es posible que algunos elementos, como el IVA, deban presentarse trimestralmente.

En cuanto a los plazos, las empresas deben presentar una declaración de impuestos francesa dentro de los tres meses posteriores al cierre de sus cuentas o antes del 30 de abril. El impuesto de sociedades se paga trimestralmente los días 15 de marzo, 15 de junio, 15 de septiembre y 15 de diciembre. Hay exenciones para las empresas nuevas o aquellas que pagaron menos de 3.000 € el año anterior, lo que les permite pagar el impuesto de sociedades francés anualmente.

Requisitos fiscales para corporaciones

En Francia, existen diferentes tipos de formularios corporativos, cada uno con sus propios requisitos fiscales. Vamos a desglosarlos en términos simples:

  • Sociedades de Responsabilidad Limitada (SARL): Estos son comúnmente utilizados por pequeñas y medianas empresas. Las SARL deben pagar el impuesto sobre la renta de las sociedades. Si la empresa está formada por miembros de la familia, pueden optar por pagar el impuesto sobre la renta sobre su participación en las utilidades personalmente.
  • Sociedades Anónimas (SA): Las empresas más grandes suelen utilizar este formulario y pueden cotizar en la bolsa de valores. Para crear una SA se requiere un capital social mínimo de 37.000€, y además están sujetas al Impuesto sobre Sociedades.
  • Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS): Las empresas SAS son populares porque ofrecen flexibilidad. Los accionistas pueden decidir las reglas de organización y funcionamiento durante el proceso de creación. No pueden cotizar en la bolsa de valores, no tienen un requisito mínimo de capital social y están sujetos al impuesto sobre la renta corporativo. En algunos casos, pueden optar por ser transparentes en materia fiscal.

Recuerde, es crucial buscar el asesoramiento de un contador para comprender los plazos y responsabilidades fiscales específicos de su empresa. De esta manera, puede evitar declaraciones de impuestos tardías y cualquier problema relacionado.

Compañías

Cada empresa comercial francesa debe seguir ciertas reglas contables y mantener registros financieros anuales. Estos registros incluyen

  • Una hoja de balance,
  • Una cuenta de pérdidas y ganancias,
  • Y, en su caso, informes de gestión y actas de la junta anual donde se aprueben las cuentas y se decida la aplicación de beneficios.

Estos registros deben presentarse en el Registro Mercantil y de Empresas. Los estados de flujo de caja y cambios en el patrimonio neto no se incluyen en las cuentas anuales francesas. Sin embargo, algunas empresas pueden necesitar agregar cambios en los estados de patrimonio en el apéndice, dependiendo de cómo presenten sus cuentas.

Sucursales de Sociedades Extranjeras

Las mismas reglas se aplican a las sucursales francesas de empresas establecidas en otros países.

Plazos de presentación

La gerencia o un tercero autorizado debe presentar las cuentas anuales dentro de un mes después de que la Asamblea General Anual (AGM) las apruebe. Si las cuentas se presentan electrónicamente, deberán presentarse dentro de los dos meses siguientes a la celebración de la Junta General.

La Junta General de Accionistas debe celebrarse dentro de los seis meses siguientes al cierre del ejercicio económico. Por ejemplo, si el período contable finaliza el 31 de diciembre de 2022, la Junta General de Accionistas que cierra las cuentas debe celebrarse a más tardar el 30 de junio de 2023. Las cuentas anuales deben presentarse en el registro del Tribunal de Comercio a más tardar el 31 de julio de 2023, o el 31 de agosto de 2023 si las cuentas se presentan electrónicamente.

En Francia, se exigen auditorías de cuentas anuales, y las reglas para nombrar un auditor legal siguen las pautas establecidas por las directivas de la Unión Europea.

Para las Entidades de Interés Público (PIEs), como las empresas con valores que cotizan en los mercados regulados por la UE, los bancos y las compañías de seguros, es obligatorio nombrar un auditor legal.

Cuando se trate de sociedades individuales que no sean controladas o que no controlen otras entidades, deberán designar un revisor fiscal si cumplen al menos dos de los siguientes criterios:

  • Su balance total es superior a 4.000.000€,
  • Su facturación total es superior a 8.000.000 €, o
  • Tienen más de 50 empleados.

Leyes de empleo

Las leyes que rigen el empleo provienen de fuentes internacionales, de la UE y nacionales. En Francia, los principales son el Código Laboral francés (explicado a través de casos judiciales anteriores), los convenios colectivos, los contratos de trabajo individuales y los reglamentos internos de la empresa.

Protección de la ley de empleo

Cualquiera que trabaje por un salario bajo la autoridad de otra persona se considera un “empleado” y está protegido por la ley laboral. Incluso si hay un acuerdo que dice lo contrario, todavía se clasifican como empleados (por ejemplo, proveedores de servicios o trabajadores de agencias).

Contratos de trabajo

No hay ningún requisito legal para los contratos de trabajo por escrito. Sin embargo, algunos convenios colectivos pueden exigirlo. Los contratos de duración determinada y de tiempo parcial deben ser por escrito, y cierta información importante debe proporcionarse por escrito, incluidos los detalles sobre el trabajo, el pago, las horas de trabajo, etc.

Los empleadores deben seguir estos términos y condiciones mínimos:

Salario mínimo: Los empleadores deben pagar al menos el salario mínimo nacional (SMIC), que a partir del 1 de agosto de 2022 era de 1.678,95 € mensuales por una semana laboral de 35 horas. El convenio colectivo también puede fijar un salario mínimo en función de la clasificación del empleado.

Tiempo de trabajo: La semana laboral estándar es de 35 horas, pero los empleados pueden trabajar más con horas extras o bajo acuerdos específicos. Hay límites en las horas de trabajo semanales y diarias.

Tiempo parcial: Los contratos a tiempo parcial desde el 1 de julio de 2014 deben tener al menos 24 horas por semana a menos que se especifique lo contrario en un convenio colectivo o lo permita la ley (por ejemplo, razones personales, estudiantes con múltiples trabajos).

Vacaciones pagadas: Los empleados tienen 25 días de vacaciones pagadas al año, más días festivos (alrededor de 10 días al año).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *