Car Thief.jpg

Puede que parezca el argumento de una película de Nicolas Cage, pero la Policía Nacional española ha conseguido desarticular una banda real de origen búlgaro que podía robar vehículos de lujo en menos de un minuto. La red realizaba los robos en su país de origen antes de importar los coches a España y venderlos como legítimos.

Las autoridades han detenido a un total de siete personas que presuntamente formaban parte de la banda. Después de fugarse con los coches, falsificaban sus documentos con el objetivo de venderlos en el mercado español.

En el marco de la operación se recuperaron 10 vehículos en Madrid y Cataluña por un valor cercano a los 350.000 euros.

Los ladrones ganarían entre 30.000 y 40.000 euros por cada venta que realizaran.

La investigación comenzó cuando la embajada de Bulgaria informó a los policías españoles de que se estaban robando vehículos en Bulgaria, pero se presentaron en España con los documentos manipulados.

Las autoridades se pusieron tras la pista de la banda, que resultó estar altamente especializada en este tipo de robo de vehículos. Estaban utilizando sofisticadas herramientas tecnológicas que les permitirían acceder a coches de nivel medio y alto en menos de un minuto.

Tal era la habilidad de la pandilla para ocultar el origen de los vehículos, que fueron importados sin problemas y en algunos casos incluso fueron adquiridos por los principales concesionarios para revenderlos.

Las autoridades españolas y búlgaras están llevando a cabo investigaciones en un intento por localizar más vehículos sospechosos.

Leer más:

Suscríbete a Olive Press