Science Ecuador Dam Redux H 15165128.jpg

En tiempos de escasez de agua, Ecuador tiene pocas opciones para satisfacer sus demandas básicas de energía, porque no tiene otras fuentes de energía importantes, dice Proaño Avilés. Colombia y Perú suelen comerciar energía con Ecuador, pero no venderán su electricidad en este momento porque también han tenido que racionar el agua para sus represas. Y tratar de planificar esto con anticipación, al menos con mucha confianza, tampoco ha sido fácil. Los estudios han proyectado que entre 2000 y 2071, la generación de energía hidroeléctrica en Ecuador podría experimentar desde una caída del 55 por ciento hasta un aumento del 39 por ciento. dependiendo del escenario de cambio climático, dice Míchel.

Otros factores también han reducido el funcionamiento de las centrales eléctricas del Ecuador. «También hay una mayor erosión o sedimentación en el río que luego llega a las turbinas y disminuye su eficiencia», dice Michel, siendo la deforestación y los incendios forestales los culpables. En Ecuador, algunas de las interrupciones recientes se han debido a que la presa Coca Codo Sinclair necesitaba sedimentos. retirado de las entradas de su turbina.

A pesar de las vulnerabilidades de la energía hidroeléctrica, se espera que se instale más capacidad en algunas partes del mundo. En el sudeste asiático, países como Myanmar, Laos y Camboya están aumentando su capacidad hidroeléctrica para satisfacer las crecientes necesidades energéticas. «La energía hidroeléctrica tiene una tremenda promesa de ampliar el acceso a la electricidad a poblaciones desatendidas, generar ingresos para los estados y vincular regiones en acuerdos de energía compartida y vender electricidad a través de las fronteras», dice Michel. «Pero estos desafíos del cambio climático, lo que estamos viendo en Ecuador, también serán desafíos en el Sudeste Asiático».

Las estrategias de gestión eficaces para hacer frente a estos desafíos climáticos serán esenciales y variarán según la región. Según Michel, un enfoque prometedor para las zonas con fuertes lluvias es aumentar el uso de sistemas de recolección de agua de lluvia, que utilizan áreas de captación, como un techo, canalones y tanques de almacenamiento, para capturar y almacenar las fuertes lluvias en sistemas localizados. Esto ayuda a reponer las aguas subterráneas y respalda las necesidades agrícolas y municipales, reduciendo la cantidad de agua extraída de los ríos, lo que significa que se puede retener más para la generación de electricidad.

Además, modernizar la red (sin duda un trabajo costoso e intensivo) puede mejorar su capacidad para manejar las fluctuaciones de la demanda, dice Proaño Avilés. La nueva infraestructura puede minimizar las pérdidas de energía y optimizar la distribución de electricidad, por lo que en general es necesario producir menos energía, lo que significa que se necesita menos agua.

Los países también deberían invertir en otras fuentes renovables para diversificar su suministro de energía, de modo que cuando los niveles de agua sean bajos, tengan un respaldo. En Ecuador, por ejemplo, el gobierno está ofreciendo una exención del 100 por ciento del impuesto sobre la renta para nuevas inversiones en energías renovables, incluidos parques eólicos y solares. Proaño Avilés señala que la inversión privada será un paso esencial, ya que puede ayudar a financiar proyectos de energía renovable más rápido que el gobierno por sí solo.

Finalmente, la conservación de energía y agua son herramientas esenciales, sin importar la región. Proaño Avilés ha visto cómo pequeñas empresas en Ecuador se adhieren a estándares de gestión eficiente de la energía para prepararse para eventos futuros. En algunos lugares, las regulaciones sobre el uso de recursos incluso son impuestas por el gobierno. Michel señala a Las Vegas como un caso de estudio: la ciudad tiene medidas estrictas de conservación del agua, incluidos incentivos para que los residentes reemplacen el césped con jardines amigables con el desierto y restricciones en los horarios de riego. La ciudad también utiliza un sistema escalonado de fijación de precios del agua que cobra tarifas más altas a medida que aumenta el uso del agua, y un sistema avanzado de reciclaje de agua que trata y reutiliza las aguas residuales.

«Creo que tiene un poderoso efecto de demostración porque aumenta la visibilidad para los formuladores de políticas en otras ciudades y para los consumidores de todo el país, quienes pueden ver lo que está sucediendo», dice Michel. «Es una señal de que sí, tenemos políticas y enfoques que pueden ayudar a responder a estos desafíos».

A medida que el cambio climático altera los patrones climáticos y aumenta la frecuencia de eventos extremos, una gestión proactiva e integral es crucial para prevenir crisis energéticas generalizadas, ya sea en América del Sur, Estados Unidos o Asia. Para Ecuador, su futuro energético depende de la capacidad de abordar los desafíos inmediatos, pero también de planificar la resiliencia a largo plazo. “Creo que vamos en la dirección correcta, pero no sé si al ritmo adecuado”, afirma Proaño Avilés. «No sé si es lo suficientemente rápido».