553bf5e3 F8e5 40d0 Bdb8 204ecd19d83e 16 9 Discover Aspect Ratio Default 0.jpg

21 de abril de 2024. Los vascos han votado. Y han lanzado un mensaje político a España y a sus representantes políticos: ellos tienen su propia lectura de cómo se ha gestionado Euskadi en los últimos años y del peso e influencia logrado en el reparto de poder nacional. Un peso e influencia que pretenden seguir teniendo. Los peneuvistas (algo tocados, pero ni mucho menos hundidos) seguirán gobernando si no hay sorpresas de la mano de los socialistas. Les dan los números. Y en el cuartel general de Ferraz se repetía en estos meses que “todavía no toca” plantearse favorecer un gobierno de Bildu. Aunque ganasen en votos y escaños. Que faltan unos años de terapia política y social, de superación de luto, para esa ecuación. Que la criticada decisión del PSN (obviamente bendecida por la dirección de Madrid) de entregar en ayuntamiento de Pamplona a los abertzales no era trasladable a la comunidad y que así se había comunicado, con tiempo, a los interesados.